China en la búsqueda de un acuerdo negociado:

Por: George Friedman (*) – 6 de julio de 2021 – Para: Geopolitical Futures

La semana pasada, China celebró el centenario de la fundación del Partido Comunista. La celebración incluyó un plan para la invasión de Taiwán, junto con la amenaza de sangrar las cabezas de los enemigos de China. El plan de invasión publicado, obviamente, era simplemente, un resumen de dibujos animados de una invasión, diseñado para intimidar en lugar de transmitir información táctica a los Estados Unidos. La amenaza de sangre era hacer que China pareciera feroz. El problema era que una invasión anfibia planificada debe incluir el elemento sorpresa. Las invasiones anfibias son enormes riesgos y deben estar rodeadas de «un guardaespaldas de mentiras», como se dijo en la Segunda Guerra Mundial, y amenazar con sangrar la cabeza de sus enemigos parece más una rabieta que una amenaza. Sin embargo, China está indicando que está lista para la guerra con la esperanza de no tener que pelearla.

He escrito mucho en las últimas semanas sobre el dilema estratégico de China y sus opciones para resolverlo. La semana pasada escribí sobre la estrategia de indirecta que China y Rusia deben adoptar con Estados Unidos. Centrándome en China, quiero considerar cómo esa estrategia podría conducir a un acuerdo negociado. Quiero profundizar en lo que creo que es la estrategia óptima para China.

Estados Unidos favorece el statu quo. Su posición política y militar se extiende desde Japón hasta el Océano Índico. Dados los puntos de estrangulamiento entre varias masas de tierra, Estados Unidos tiene la oportunidad de bloquear el acceso de China al Pacífico Occidental y al Océano Índico, amenazando con el cierre de las rutas marítimas que China necesita para mantener el comercio, particularmente vital para una economía orientada a la exportación. Para EE. UU., Esta es una posición satisfactoria y poderosa que ocupar. En caso de un ataque aéreo y naval masivo de China, Estados Unidos tiene la opción de enfrentarse a China o retirarse al Pacífico Occidental. Estados Unidos puede, hasta cierto punto, controlar el riesgo en el que incurre.

El statu quo no es satisfactorio para China. Su acceso a alta mar, un activo económico esencial, es muy inseguro. Ese acceso depende de cómo Estados Unidos interprete el comportamiento de China y en una serie de circunstancias impredecibles, Estados Unidos podría cerrar una o más de las salidas de China a los océanos del mundo. China tiene muy poca influencia con Estados Unidos, por lo que su otra opción es lanzar ataques militares que obliguen a Estados Unidos a abandonar su posición. China ha amenazado con abrir una brecha entre Filipinas y Japón y Taiwán que obligaría a otras naciones de la coalición anti-China a reconsiderar su posición. Estados Unidos ha dejado en claro, mediante la colocación de fuerzas, que no tiene la intención de retirarse de su posición.

China tiene la opción de atacar la cara de la confianza estadounidense. Es posible que Estados Unidos haya sobrestimado sus capacidades, pero es posible que los chinos hayan hecho lo mismo. El problema de lanzar una guerra es que podría ser derrotado, y donde Estados Unidos tiene espacio para maniobrar en su retaguardia, China estaría luchando de espaldas contra su litoral oriental. En esas circunstancias, las consecuencias de perder podrían dispararse y causar un daño político irreparable al partido gobernante. Los riesgos son impredecibles pero sustanciales.

China no puede permitir que se mantenga el statu quo. Por lo tanto, los chinos deben buscar un acuerdo negociado que garantice el acceso sin restricciones al Pacífico y el control de los puntos de estrangulamiento clave. Estados Unidos no ve ninguna ventaja en esto porque rompería la línea de defensa que Washington ha creado desde Japón hasta la India. Una simple capitulación de Estados Unidos fragmentaría esta línea extremadamente heterogénea y frágil y abriría la puerta a una desestabilización masiva en el Pacífico.

Por lo tanto, China debe encontrar influencia y para hacerlo, podría mirar hacia la Guerra Fría. Los soviéticos buscaron redefinir el equilibrio estratégico con Estados Unidos colocando armas nucleares en Cuba. Estados Unidos vio esto como una amenaza existencial y señaló su intención de invadir Cuba y aceptar un intercambio nuclear con los soviéticos. Estalló, por supuesto, porque Estados Unidos no pudo limitar su respuesta a un gesto simbólico. Una acción indirecta debe ser lo suficientemente dolorosa para mover al objetivo, sin ser tan amenazante como para obligarlo a reaccionar peligrosamente.

Entonces, Beijing tiene un ejemplo de lo que no se debe hacer, usar la amenaza de una guerra nuclear, a menos que esté dispuesto a aceptar un contraataque nuclear, que no es así. Su influencia debe permitir un final negociado, no una guerra cataclísmica.

Si el problema de China es que el libre uso de sus puertos está en riesgo, una acción equivalente podría generar negociaciones sin guerra. La alternativa es poner en riesgo las exportaciones estadounidenses sin invadir el territorio soberano de los EE. UU. O utilizar embarcaciones en una intervención hostil con el transporte marítimo estadounidense, lo que sería excesivo ya que EE. UU. No está interfiriendo con el envío chino, solo tiene la posibilidad de hacerlo.

Estados Unidos tiene puertos en tres costas. Al igual que con los estadounidenses en el Mar de China Meridional, no habría ningún acto de guerra involucrado y las respuestas podrían calibrarse a las acciones estadounidenses, con un dolor significativo para los Estados Unidos. Los cuellos de botella son las aguas entre Cuba y la Península de Yucatán y entre Cuba y Florida. El puerto de Nueva Orleans y el puerto de Houston dependen de estos dos puntos de venta para enviar y recibir productos básicos críticos para los Estados Unidos. Long Beach, el principal puerto del Pacífico, no tiene territorio soberano en alta mar, y una importante flota china tendría que mantenerse en posición constante, una flota que obligaría a los estadounidenses a emprender acciones militares que los chinos querrían evitar. Desde Cuba, se podría mantener una amenaza a largo plazo con fuerzas navales y aéreas diseñadas para ser utilizadas solo en caso de acciones estadounidenses.

La pregunta es, si Cuba sería voluntariamente un peón en la política de las grandes potencias. Es un lugar ideal desde el que gestionar Estados Unidos, razón por la cual los soviéticos apoyaron con tanta alegría a la revolución cubana. Pero los cubanos también aprendieron que las grandes potencias cambian de rumbo cuando es prudente. La situación económica de Cuba es terrible, pero el país parece estable. Los chinos ya están trabajando en Cuba en telecomunicaciones y otros asuntos. Y dudo mucho que los chinos no se hayan fijado en la geografía de Cuba.

Beijing ha utilizado incentivos financieros para cultivar aliados. No ha utilizado aliados para amenazar a terceros. Al mismo tiempo, China nunca ha sido tan explícita sobre la invasión de Taiwán. Necesita opciones menos arriesgadas en las negociaciones. El gobierno cubano parece estar bastante contento con ser el gobierno de Cuba. Su apetito por la aventura ha disminuido. Pero Estados Unidos no atacaría a los barcos chinos en aguas cubanas. El riesgo de fracaso es menor que el de China, pero las consecuencias políticas de iniciar un conflicto con China serían extremas. En la medida en que China esté restringida por la aversión a iniciar un conflicto, esa barrera al menos se eliminaría. Y Estados Unidos también sabe que el riesgo de guerra es la derrota.

Los chinos estarían en condiciones de bloquear los puertos estadounidenses sin bloquearlos realmente, tal como lo está haciendo Estados Unidos. Me parece que el enfoque de China hacia Cuba u otros puntos estratégicos es esencial para China. No puede tolerar la realidad estratégica actual y es reacio a participar en una guerra abierta, por lo que necesita otra estrategia. Si estoy en lo cierto en todo esto, y puede que no lo esté, Estados Unidos debe trabajar para llegar a un entendimiento con Cuba que sea altamente beneficioso. El resto del Caribe y América del Sur necesita una cuidadosa consideración. Si Estados Unidos va a mantener su posición en el Pacífico, no quiere verse forzado a entablar negociaciones que le costarán su posición.

(*) George Friedman:

https://geopoliticalfutures.com/author/gfriedman/

George Friedman es un pronosticador geopolítico y estratega de asuntos internacionales reconocido internacionalmente y el fundador y presidente de Geopolitical Futures.

Publicado por prensaohf

Periodista y Corresponsal Naval.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: