LA ESCUADRILLA 46 – GLOSTER METEOR Mk IV – FUERZA AÉREA ARGENTINA

Por el 1er Teniente Juan C. Gabarret – Integrante de la “Escuadrilla 46”

Un Gran Avión:

Otoño de 1947. La ciudad que despertaba junto a las alargadas sombras del sol de oriente, escuchaba por primera vez el potente ulular de una turbina. Ese zumbido que sacudía el aire, vibraba en las copas de los árboles y corría por la plataforma de cemento hasta retumbar en los grandes portones de aluminio de los imponentes hangares y penetrar hiriente, en el corazón de los viejos motores a pistón. Esos motores que, exudando aceite por sus antiguas heridas, habían impulsado abnegadamente y durante años las grandes palas de sus hélices, a lo largo de los silenciosos caminos de los cielos.

El nuevo y desconocido ruido los desplazaría en su avance inexorable hacia el futuro. Allí dorados de sol, mostrando su delgada figura de reluciente aluminio, deglutiendo toneladas de aire por sus potentes turbinas, estaba el nuevo avión: el Gloster Meteor IV. Era posiblemente el mejor caza del mundo en ese momento; todo un orgullo de la ingeniería aeronáutica. Había llegado a nuestro país siendo titular del record mundial de velocidad, envuelto en la aureola propia de los aviones de primera línea.

Primero el Regimiento 4 y poco después el Regimiento 6, tuvieron el privilegio de contarlo como equipo de vuelo. Sus hombres, animados por un mismo espíritu y una misma y férrea vocación, llevaron sobre sus hombros toda la gloriosa tradición de la aviación argentina; llevaban el legado de los héroes de una especialidad famosa por las razones y principios de su existencia, y esos héroes no fueron defraudados.

La Escuadrilla de Acrobacia 46:

En la rauda carrera hacia el futuro llagaron las “Bodas de Oro” de la Fuerza Aérea Argentina y encontraron a los Gloster Meteor IV inmutables tras 16 años de vida y de lucha ininterrumpida. Morón, al igual que otras unidades recibió ese año la orden de formar una escuadrilla de presentación y nada más justo que imponerle el nombre de “Escuadrilla 46”, enlazando las cifras de su primitiva enumeración, rindiendo un postrero homenaje a aquellos primeros regimientos de la aviación de caza a reacción argentinos. “Doce mil vueltas”…listos? …ya! Cuarenta y dos toneladas de metal, impulsados por la tremenda potencia liberada por las turbinas, se mueve lentamente y se acelera sobre la pista iniciando la carrera de decolaje.

En apretada formación de seis y tendiendo al viento sus largas estelas de kerosene parafinado, el “diamante” toma velocidad y se eleva, majestuoso, imponente, acelerándose siempre y buscando su elemento: el cielo.

La Exhibición Aérea:

Liberado de la gravedad gracias al avión, el hombre no habría estimado su victoria completa si no hubiera obtenido en los cielos una soltura igual a aquella que él conocía sobre la tierra.

Definitivamente dueño de la máquina y de sus reflejos, él podía entonces dar libre curso a su fantasía, a su genio y crear la belleza. (Ten. Col Hayez – Patrulla de Francia)

-Control en Tierra, Escuadrilla 46 llama…

-Escuadrilla 46 aquí Control en Tierra, lo escucho cinco por cinco. Ustedes se encuentran un minuto y treinta segundos de iniciar su trabajo…

La Escuadrilla se desplaza ahora a gran velocidad, describiendo un amplio círculo y cronometrando el tiempo que le queda para lanzarse en la primera maniobra.

El paisaje se fuga bajo las brillantes alas de aluminio; el diamante vuela rápido y compacto. Bajo los ajustados cascos de vuelo vibra la voz del control en tierra:

-Escuadrilla 46 aquí Control en Tierra llamando…

-Aquí Escuadrilla 46, adelante con su mensaje…

-Control volviendo, se encuentra a 40 segundos…

El guía cierra el giro y comienza la picada. Se escucha su vos familiar:

-13.000 revoluciones…

La tierra se agranda como si fuera a tragarnos. Los mínimos detalles se hacen visibles. Todo toma relieve y formas. El calor de las capas atmosféricas que están pegadas al suelo penetran en la cabina y baña los rostros. El vuelo se ha tornado rápido y blancos destellos de vapor condensado estallan sobre los planos. Un instante más y las amplias columnas de humo describirán – cual fieles testigos – las extendidas maniobras proyectadas contra el cielo.

Looping, tonneaux, trébol…En rombo, en flecha, en columna. El cerebro del hombre guía ese conjunto homogéneo constituido por su cuerpo y ese ingenio extraordinario de nervios eléctricos, de venas de plástico y arterias de bronce por donde circula kerosene. El aparato vuela con el hombre. Responde a sus más pequeños mandatos. Aquel otrora vano intento de superar a los pájaros y que hoy se desplaza a la velocidad de una bala de cañón.

Así se inicia otra presentación de la escuadrilla de acrobacia, una más de su ya larga historia de alrededor de un centenar de vuelos de demostración. Acaso todos aquellos que elevan su mirada al cielo, no sepan o no comprendan la silenciosa labor que hay detrás de todo ello, del espectáculo. ¡Que perfecta coordinación de hombre y máquina! ¡Qué cantidad de detalles para ajustar! ¡Cuántas preocupaciones!

Una vez que es designado el futuro Jefe de la Escuadrilla, se encuentra en la ardua tarea de formar su grupo.

Busca por lo general “numerales” que ya conoce y realiza salidas individuales con el objeto de que estos se habitúen a su forma de volar, a muy poca altura y alta velocidad. El guía explica, en esas salidas individuales, cada una de las maniobras que se realizarán y donde quiere que el “numeral” esté formado. Este a su vez obtiene los puntos de referencia que deberá conservar con el avión del guía, para mantener la simetría de la formación y también comprende como un segundo puede llegar a ser una larga dimensión del tiempo.

Las salidas se suceden; primero con dos, luego con cuatro y seis aviones. Los “numerales” ya habituados al “guía” buscan conocerse entre ellos; obtener simetría, perfección y belleza. Buscan controlar cada maniobra de la misma forma; casi respirar al mismo tiempo. Toda la eficacia del vuelo está basada en el mutuo entendimiento de conjunto.

Luego se llega a una práctica completa de toda la serie de maniobras a ejecutar en las futuras exhibiciones. En determinado momento, los “solistas” abandonarán el diamante de seis y volarán individualmente, llenando los tiempos muertos existentes entre cada evolución del rombo de cuatro aviones. Ellos tienen una gran responsabilidad en la coordinación de las “entradas” y las “salidas” sobre el punto principal de acrobacia, y lo hacen desplegando sobre el público las más espectaculares figuras.

Finalmente, los trabajos de conjunto de seis aviones, son totalmente depurados. El guía ya no mira a sus numerales, porque los conoce bien y les tiene fe y él se compenetra en su delicada tarea.

Junto al público, dentro del vehículo “Control en Tierra” otro piloto de la Escuadrilla observa atentamente el vuelo. Teléfonos colocados y micrófono en la mano, les transmite los tiempos que va tomando y les introduce las más pequeñas correcciones. Él les brinda también la seguridad de su constante y atenta visualización sobre el área de acrobacia, manteniendo el cielo despejado de sobrevuelos ajenos y eventuales.

Cuando la tarea finaliza y los pilotos efectúan la “Reunión Posterior al Vuelo”, es precisamente el “Control en Tierra” el verdadero juez. Aunque alguna situación sea apreciada en forma diferente, aunque las opiniones generales no coincidan exactamente, es él quien, en definitiva, emite el juicio de mayor peso y sobre esa base se comenta el vuelo (¿Acaso no se ve mejor desde afuera que desde adentro?).

Y así se representa ese gran espectáculo de la acrobacia, a todo lo ancho del cielo y en todas las dimensiones del espacio. Bañados de sol, empolvados de nubes, acariciados por los vientos y contemplados por la tierra que se estremece a su paso. El pájaro que bate sus frágiles alas, no comprende a la mole de metal que hiere el aire entre vociferantes aullidos. El solo concibe el vuelo silencioso y contemplativo. La paz y la quietud de las alturas. Pero lo que no sabe es que dentro de esa mole también se vive la increíble emoción del vuelo. Volar sin relación de posición, ajenos a la tierra y al horizonte. Esa diferente forma de vivir…esa diferente forma de pensar…y ese extraño deseo que emana desde el insondable y lejano “yo”. Afán incontenido de imitar al pájaro…que bate sus alas silenciosas.

En todas partes de mundo, bajo todas las banderas y bajo todos los uniformes, la emoción del vuelo en formación es un solo idioma, el idioma del corazón. Escuchemos entonces al Capitán Fleurquin, uno de los ex comandantes de la célebre “Patrulla de Francia”:

Algunos consideran todavía a la acrobacia en formación como una excentricidad, y no le adjudican otro interés que el de un espectáculo de sensaciones, análogas al de un equilibrista o al de un domador. No es nuestra intención disminuir su valor espectacular, donde nos encontramos lejos – según nuestro criterio – de haber agotado todas las posibilidades artísticas. Es necesario reconocer que ella no interesa a nuestras formaciones militares y que si esta especialidad figura en nuestros programas de instrucción es porque responde a otras necesidades a otra utilidad y esa utilidad es la del vuelo en sí. La acrobacia en formación, afrontando todas las posiciones y situaciones de vuelo, explotando todas las condiciones, aún las peores, da a quienes la practican un sentido del aire y de las posibilidades del avión que cualquier otro piloto, por muy experimentado que sea, no las poseerá jamás. El piloto de acrobacia en formación penetra en la intimidad de su máquina. Lo hace progresivamente, sin dañarla y ella se libera toda entera a él, con sus virtudes y sus vicios. Este conocimiento permite maniobrarla a voluntad, dirigirla con tacto, eludir sus caprichos y finalmente obtener de ella todos los movimientos que él pretende. Es de esa conjugación armoniosa del

hombre con su máquina que nacerán las figuras más perfectas. Mientras que el piloto normal no siente las posibilidades de su avión más que de un modo parcial y confuso, el de acrobacia en formación las prueba una a una, en toda su amplitud y profundidad. Ello le permite analizar todos los fenómenos y discriminar el efecto de cada maniobra. El piloto llega de esta manera, a obtener beneficios de las más pequeñas de sus posibilidades, a saber valorar el más pequeño de sus gestos, a sentir la maquina en sus fibras más íntimas, más secretas. Lo que distingue al piloto de acrobacia en formación –más que sus conocimientos- es su “savoir faire”, la manera de hacer las cosas. Esta diferencia es tan manifiesta que le permite grandes desarrollos. La discreción de sus gestos es lo que más sorprende. Él no la practica por una elegancia negligente o descuidada, sino porque sabe y conoce a la vez el peligro y la vanidad de comandos precipitados o excesivos. El avión no hará entonces otra cosa que lo que el piloto quiera hacer.

Despedida:

Muchas son las escuadrillas de acrobacia en formación que antecedieron y legaron, a la “46” las valiosas enseñanzas que hoy aplica. Sería casi imposible enumerarlas a todas y además se correría el riesgo de alguna imperdonable omisión. Lo real es que a lo largo de estos años de actividad los conocimientos se perfeccionaron y paulatinamente las más modernas técnicas fueron adoptadas. Se consiguió con ello continuidad; una verdadera escuela de caza nació con el tiempo, una escuela de perfeccionamiento técnico, una escuela de carácter. Es muy probable que esta sea una de las causas fundamentales por las cuales el avión todavía asombra y continúa poseyendo una indiscutida capacidad para el combate.

Los años no pasaron en vano. La Unidad y por ende la Institución misma recogieron sus frutos. El futuro impone una gran responsabilidad: “el discípulo debe siempre superar a su maestro” y están dadas las condiciones para que ello ocurra. Pronto, tal vez muy pronto, nuevas caras sonreirán bajo los brillantes cascos de plástico, ahogadas sus sonrisas por las máscaras de goma y enmarcadas sus cejas por las verdes viseras anti-sol. Tal vez nuevos aviones lucirán la insignia de la escuadrilla de acrobacia y entonces un nuevo ciclo se habrá cumplido, una nueva página se habrá doblado y la Escuadrilla 46, al igual que todas sus atávicas antecesoras entrará en el recuerdo. Este artículo lleva la intención de escribir su pequeña historia.

Sus vuelos fueron posibles gracias al concurso inestimable de los civiles y militares, ingenieros y mecánicos que trabajaron desde el anonimato…y a los aviadores que pusieron amor y total dedicación en su misión.

El ideal común siempre los unió e impulso sus voluntades cual incontenible rio. Rio torrentoso que dejó inscripto en sus barrancas gredosas, castigadas por su furia, los sinsabores de su lucha. La paz de los pequeños éxitos serenó sus cristalinas aguas.

La aviación tiene su apología, sus versos y sus sonetos. El mundo que ella representa tiene también sus leyes, números y teoremas. Es un mundo propio, el mundo del Cosmos, el mundo del firmamento. Todos los que un día lo conocieron se incorporaron a su gran familia, guiados por la inefable atracción de las alturas cual insaciable sed de beduino que se arrastra en las calcinadas arenas del desierto.

A SUS INTEGRANTES:
Ahets Etcheverry – Estigarrivia – De Nogaetz – Gabarret – Laskowski – Andreasen

FIN

Este artículo fue publicado por la Revista Aeroespacio en el verano austral de 1965.

Publicado por prensaohf

Periodista y Corresponsal Naval.

Un comentario en “LA ESCUADRILLA 46 – GLOSTER METEOR Mk IV – FUERZA AÉREA ARGENTINA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: