¿Cómo afectaría un conflicto regional entre Irán y Estados Unidos a la geopolítica del petróleo iraní e iraquí?

Por: (*) Adlai Erwin – Para: International Affairs House – Análisis año 2020

Desde la revolución política islámica de 1979, las relaciones entre Estados Unidos e Irán se han visto empañadas por diferencias ideológicas y geoestratégicas en Oriente Medio. Estas tensiones bilaterales han sido especialmente pronunciadas durante el mandato del presidente Trump, después de retirarse del Acuerdo Nuclear de 2015 e imponer sanciones económicas integrales y paralizantes a partir de agosto de 2019. Sin embargo, las fisuras cada vez más profundas entre los dos estados han llegado a una masa potencialmente crítica con el asesinato de Qassem Soleimani, el 2 de enero, un alto funcionario de la Guardia Revolucionaria Iraní y líder de la clandestina Fuerza Quds.

Tras la confirmación del asesinato por los medios de comunicación iraníes y estadounidenses, los precios del petróleo aumentaron un 3 por ciento inicial (Earls, 2020). Dado este pico inicial en los precios del petróleo, el objetivo de este artículo es articular la geopolítica energética de una potencial guerra regional. En particular, se argumenta que una guerra tradicional podría tener lugar en las principales regiones productoras de petróleo de Juzestán en Irán y cerca de Basora en Irak, las cuales podrían involucrar a actores externos, particularmente China, en cualquier guerra potencial debido a preocupaciones de seguridad energética.

Las implicaciones geopolíticas relacionadas con la energía de una posible guerra regional:

Si bien las relaciones entre Estados Unidos e Irán han sido tensas desde la revolución islámica de 1979, los acontecimientos recientes en enero de 2020 han llevado a las dos naciones al punto más cercano de un conflicto de poder hasta el momento. Con ambas partes volviéndose cada vez más beligerantes después del asesinato de Qassem Soleimani, un conflicto regional podría tener graves implicaciones para los mercados mundiales de petróleo y gas.

En primer lugar, si estalla la guerra y se lleva a cabo en suelo iraní, es probable que la mayoría de los combates tengan lugar en la provincia de Juzestán, en el suroeste del país, hogar de la mayoría de las reservas de petróleo iraníes. Esta región tiene una importancia geoestratégica crucial, ya que su proximidad al Golfo, que alberga 16 instalaciones militares estadounidenses, podría funcionar como trampolín para una invasión estadounidense (Wallin, 2018). Además, la importancia económica de la provincia para Irán la convierte en un objetivo importante para los EE. UU., Ya que paralizar la producción de petróleo iraní tendría implicaciones significativas para la economía dependiente del petróleo del país, y se espera que los ingresos del petróleo representen el 30 por ciento del presupuesto fiscal de Irán para 2019. a pesar de las sanciones de Estados Unidos, y un posible efecto de goteo en sus finanzas militares (Tavakol, 2019). De hecho, esta noción tiene un precedente histórico de la guerra Irán-Irak de la década de 1980, donde Juzestán sirvió como un baluarte motivacional para la invasión iraquí y un campo de batalla prolongado para las fuerzas en el terreno durante el conflicto (al-Marashi, 2013 : 22).

A pesar de la posibilidad de que se produzca un conflicto en la provincia de Juzestán, Irak también podría convertirse en un campo de batalla debido a su posición geográfica entre el Golfo e Irán. Basora, la principal ciudad productora de petróleo de Irak, se encuentra cerca de la frontera con Juzestán, lo que crea una doble dinámica de presión sobre el potencial de producción de petróleo para los productores iraníes e iraquíes en caso de que surja un conflicto.

La mayor parte del petróleo iraquí, principalmente de los campos de Basora, se exporta a naciones asiáticas como India, China y Corea del Sur (OEC, 2017). Con las tensiones entre China y los EE. UU. Bajo el presidente Trump debido a que la guerra comercial en curso es especialmente pronunciada, las perspectivas energéticas iraquíes tienen el potencial de involucrar a China en el conflicto regional si considera que su seguridad energética está amenazada. En 2018, Irak representó el 10 por ciento del total de las importaciones chinas y en 2017 China importó 12.5 mil millones de dólares de crudo iraquí (Chinapower, 2018; OEC, 2017). Justo detrás de Irak, el petróleo iraní fue responsable del 7 por ciento de las importaciones de petróleo chino, lo que eleva el total iraquí-iraní a casi el 16 por ciento de los suministros de crudo chino (Workman, 2019). Si bien se puede argumentar que otros productores podrían compensar este déficit si las salidas de crudo a China se vieran obstaculizadas por el conflicto, es importante comprender los mecanismos subyacentes concurrentes que operan para las importaciones chinas. En particular, las relaciones de importación de petróleo han servido como una herramienta importante para expandir el poder blando chino en la región en su intento por tratar de determinar una mayor influencia en el Medio Oriente (Vatanka, 2019).

Por lo tanto, aparte de las consideraciones estrictamente de seguridad energética por parte de los chinos, las relaciones de poder blando fomentadas entre China, Irán e Irak podrían servir como un impulso motivacional adicional para involucrarse en cualquier conflicto potencial. Este tipo de implicaciones para la guerra de múltiples actores en la región podría servir como una prolongación de un posible conflicto y podría tener un lastre para la economía global en su conjunto debido a que las dos economías más grandes del mundo potencialmente se involucrarán en la región y ejercerán importantes esfuerzos financieros. recursos para emprender procedimientos conflictivos.

Observaciones finales:

Dadas las implicaciones adversas de cualquier conflicto regional potencial entre Estados Unidos e Irán por consideraciones de energía geopolítica, es importante que ambas partes ejerzan moderación militarista y traten de resolver el asesinato de Qassem Soleimani a través de canales diplomáticos. Si bien aparentemente son paradójicos, estos desarrollos recientes podrían servir como un mecanismo para llevar a los funcionarios iraníes y estadounidenses a la mesa de negociaciones debido a un interés mutuo en evitar conflictos. Evitar la guerra es imperativo no solo para los flujos mundiales de petróleo, sino para mitigar el potencial de que los actores externos se involucren debido a motivaciones egoístas, particularmente China.

Referencias:

al-Marashi, A. (2013). Lecciones aprendidas: Relaciones cívico-militares durante la Guerra Irán-Irak y su influencia en la Guerra del Golfo de 1991 y la Guerra de Irak de 2003. En: N. Ashton y B. Gibson, ed., La guerra Irán-Irak: Nuevas perspectivas internacionales. Abingdon: Routledge, págs. 15-33.

Chinapower (2018). ¿Cómo está cambiando la huella energética de China? | Proyecto Chinapower. [en línea] ChinaPower Project. Disponible en: https://chinapower.csis.org/energy-footprint/#toc-4 [Consultado el 9 de enero de 2020].

Earls, M. (2020). ¿Podrían subir los precios de la gasolina después de que Estados Unidos asesinara a un general de Irán? Esto es lo que necesita saber. [en línea] Impact2020. Disponible en: https://www.mcclatchydc.com/news/nation-world/world/article238949351.html [Consultado el 9 de enero de 2020].

OEC (2017). OEC – Exportaciones, Importaciones y Socios Comerciales de Irak (IRQ). [en línea] Oec.world. Disponible en: https://oec.world/en/profile/country/irq/ [Consultado el 9 de enero de 2020].

Tavakol, M. (2019). Exportaciones de petróleo crudo de Irán: ¿Qué mínimo es suficiente para mantenerse a flote? – Consejo Atlántico. [en línea] Atlantic Council. Disponible en: https://www.atlanticcouncil.org/blogs/iransource/iran-s-crude-oil-exports-what-minimum-is-enough-to-stay-afloat/ [Consultado el 9 de enero de 2020].

Vatanka, A. (2019). El gran juego de China en Irán. [en línea] Política exterior. Disponible en: https://foreignpolicy.com/2019/09/05/chinas-great-game-in-iran/ [Consultado el 9 de enero de 2020].

Wallin, M. (2018). Bases e instalaciones militares de EE. UU. En Oriente Medio. [en línea] Washington D.C.: American Security Project, págs. 1-15. Disponible en: https://www.americansecurityproject.org/wp-content/uploads/2018/06/Ref-0213-US-Military-Bases-and-Facilities-Middle-East.pdf [Consultado el 9 de enero de 2020].

Obrero, D. (2019). Los 15 principales proveedores de petróleo crudo de China. [en línea] Principales exportaciones del mundo. Disponible en: http://www.worldstopexports.com/top-15-crude-oil-suppliers-to-china/ [Consultado el 9 de enero de 2020].

(*) Adlai Erwin

Adlai Erwin tiene una maestría en Relaciones Internacionales de la Universidad de Edimburgo y tiene intereses particulares de investigación en Economía Política Internacional, especialmente la economía política de la riqueza de los recursos naturales.

Página original del artículo en idioma inglés: https://www.internationalaffairshouse.org/how-would-a-regional-conflict-between-iran-and-the-us-effect-the-geopolitics-of-iranian-and-iraqi-oil/

Publicado por prensaohf

Periodista y Corresponsal Naval.

Un comentario en “¿Cómo afectaría un conflicto regional entre Irán y Estados Unidos a la geopolítica del petróleo iraní e iraquí?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: