El susto de guerra ruso y ucraniano de la primavera de 2021

Concentración de tropas rusas en la frontera con Ucrania.

Por: (*) Mykola Bielieskov – Septiembre 21, 2021 – CSIS (Center for Strategic & International Studies)

Este documento es parte del programa de educación ejecutiva CSIS Understanding the Russian Military Today.

Resumen:

La concentración de tropas y equipos por parte de Rusia a lo largo de su frontera con Ucrania en abril de 2021 trajo recuerdos de la incursión de Rusia en Ucrania en 2014-15 y aumentó los temores de otra ronda de agresión rusa contra su vecino. Aunque el peor de los casos no se materializó, estos eventos requieren mucha atención e investigación en profundidad porque podrían volver a suceder si el liderazgo de Rusia evalúa que sus intereses de seguridad nacional están en juego una vez más.

Varias observaciones surgen de un análisis detallado del miedo de guerra de esta primavera entre Rusia y Ucrania. Primero, las declaraciones sobre el número de tropas rusas involucradas fueron engañosas en ciertos aspectos: la mayoría de las tropas en cuestión ya estaban en las fronteras de Ucrania por incursiones pasadas. En segundo lugar, las fuerzas armadas rusas involucradas en estos ejercicios practicaron escenarios complejos, incluido el cerco de la Operación de las Fuerzas Conjuntas de Ucrania en Donbás y el bloqueo del acceso ucraniano al Mar Negro. En tercer lugar, las justificaciones públicas rusas del movimiento de tropas y equipos cerca de la frontera de Ucrania no fueron persuasivos al mirar más de cerca. Parece que uno de los principales impulsores de las acciones rusas fue el deseo de enviar señales a la nueva administración estadounidense, a saber, que la administración Biden no debería intentar desafiar el status quo frente a Ucrania acercándolo a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) o ayudando en la liberación de partes del Donbás ocupado. Finalmente, aunque Rusia podría haber tenido éxito en enviar señales específicas a la administración Biden, el efecto deseado fue contraproducente en el caso de Ucrania.

Introducción:

En abril de 2021, la atención de la comunidad internacional se centró en la última ronda de tensiones entre Ucrania y Rusia. Kiev y sus socios internacionales acusaron a Moscú de concentración no provocada de tropas y equipos a lo largo de la frontera con Ucrania. Al mismo tiempo, Moscú actuó como si nada inusual estuviera sucediendo y lo enmarcó como una ronda más de controles de preparación de las fuerzas armadas rusas después del período invernal de entrenamiento.

No es inusual que Rusia use controles de preparación de las fuerzas armadas para resolver escenarios complejos que involucran masas de tropas y equipos. Por ejemplo, en abril de 2019, la Flota Rusa del Mar Negro y el Cuarto Ejército de las Fuerzas de Defensa Aérea y el Area del Distrito Militar del Sur practicaron diferentes elementos de guerra de alta intensidad en la región contra una hipotética amenaza de los Estados Unidos y la OTAN.

Lo que era inusual era el tamaño y el alcance de las actividades militares rusas cerca de la frontera con Ucrania en la primavera de 2021. Los informes y los materiales fotográficos y de video de los movimientos de hardware y tropas de las fuerzas armadas rusas hacia la frontera ucraniana recordaron las acciones de Rusia en 2014-15. En ese momento, Rusia había estacionado fuerzas a lo largo de la frontera ucraniana, algunas de las cuales participaron en los combates en Donbás. Dada esta experiencia, el movimiento masivo de hardware y tropas de este año hizo que algunos expertos pensaran en el peor de los casos, una agresión rusa total contra Ucrania, que iría más allá del uso más limitado de la fuerza en 2014-15.

El susto de guerra de la primavera de 2021 planteó varias preguntas interesantes: Primero, ¿cuántas tropas rusas estuvieron involucradas? En segundo lugar, ¿para qué posibles escenarios se estaban preparando las fuerzas rusas a lo largo de la frontera ucraniana? En tercer lugar, ¿qué grandes objetivos estratégicos quería lograr Rusia con esta concentración masiva de equipos y tropas? Y finalmente, ¿qué tipo de implicaciones geopolíticas más amplias podría haber producido este susto bélico?

Lo que era inusual era el tamaño y el alcance de las actividades militares rusas cerca de la frontera con Ucrania en la primavera de 2021. Los informes y los materiales fotográficos y de video de los movimientos de hardware y tropas de las fuerzas armadas rusas hacia la frontera ucraniana recordaron las acciones de Rusia en 2014-15.

Tamaño del despliegue ruso:

Según el secretario de prensa del Pentágono, John Kirby, el despliegue de primavera de las fuerzas rusas cerca de la frontera con Ucrania fue el mayor desde 2014. Es notable que el Departamento de Defensa de los Estados Unidos se negó a proporcionar estadísticas precisas sobre el número de tropas rusas llevadas a la frontera ucraniana. Aun así, el Comando Europeo de Estados Unidos elevó su nivel de vigilancia de una «posible crisis» a una «posible crisis inminente» a fines de marzo. También aumentó el ritmo de vuelo de sus plataformas de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR) para comprender mejor la situación en tierra. Las autoridades ucranianas afirmaron que el número de tropas rusas a lo largo de la frontera mutua aumentó a 100.000 a 120.000 a mediados de abril, lo que fue más o menos aceptado en Occidente como un número exacto, según declaraciones públicas.

El 13 de abril, el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, reconoció por primera vez que el movimiento de tropas adicionales efectivamente tuvo lugar. Específicamente, dijo que dos ejércitos de armas combinadas (CAA) y tres formaciones de fuerzas aerotransportadas se trasladaron a la frontera occidental como parte de los controles de preparación después del período invernal de entrenamiento. En un anuncio posterior, el Ministro Shoigu explicó que las formaciones en cuestión eran la 41ª y 58ª CAA, así como las divisiones de asalto aéreo 7ª y 76ª y la 98ª división aerotransportada.

Incluso antes de que Moscú iniciara el movimiento de equipos y tropas a la frontera occidental en la primavera, ya había casi 87.000 tropas rusas estacionadas allí. Este fue el resultado directo de las decisiones rusas tomadas en 2014-16 para crear una infraestructura militar permanente cerca de la frontera con Ucrania y en la Crimea ocupada. Como resultado, el cuartel general de la 20ª CAA se trasladó a Voronezh desde Nizhniy Novgorod en 2015, y dos divisiones de rifles de motor (3ª y 144ª) se establecieron bajo el mando de este ejército en 2016. La 8ª CAA se restableció en la región de Rostov a finales de 2016 con la 150ª División de Rifles Motorizados y dos cuerpos en partes ocupadas de Donbas bajo su control. En 2017, Rusia formó el 22º Cuerpo de Ejército en Crimea. Según las estimaciones ucranianas proporcionadas a la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) en julio de 2020, Rusia puede generar 28 grupos tácticos de batallón (BTG) utilizando formaciones justo al otro lado de la frontera sin ningún despliegue adicional. Por lo tanto, la mayoría de las fuerzas citadas como parte de los ejercicios ya estaban allí. Las estimaciones ucranianas proporcionadas a la OSCE en junio de 2021 muestran que solo 12.000 fuerzas rusas fueron retiradas de la frontera, y el resto permanece en su lugar. Como resultado, el número de tropas restantes es más o menos el número de tropas que estaban en la frontera antes del ejercicio.

Las declaraciones del Ministro Shoigu de que dos CAA adicionales y otras tres formaciones de tropas aerotransportadas fueron trasladadas a la frontera occidental deben tratarse con escepticismo. Si Rusia de hecho no hubiera reunido más de 100,000 a 120,000 tropas cerca de la frontera ucraniana con casi 87,000 tropas ya allí, significa que solo algunas partes de esas formaciones adicionales fueron realmente desplegadas. De lo contrario, las cifras totales habrían sido mucho más altas, ya que cada CAA rusa ahora tiene como máximo aproximadamente 20,000 a 30,000 tropas, y cada división de paracaidistas tiene de 6,000 a 6,500 tropas. La declaración de Shoigu probablemente se hizo intencionalmente como parte de una campaña deliberada para hacer que las fuerzas rusas desplegadas cerca de Ucrania parezcan más formidables, amenazantes y persuasivas.

Incluso antes de que Moscú iniciara el movimiento de equipos y tropas a la frontera occidental en la primavera, ya había casi 87.000 tropas rusas estacionadas allí. Este fue el resultado directo de las decisiones rusas tomadas en 2014-16 para crear una infraestructura militar permanente cerca de la frontera con Ucrania y en la Crimea ocupada.

Escenarios de Rusia:

Dada la forma en que las fuerzas armadas rusas han utilizado los controles de preparación después del entrenamiento de invierno para practicar escenarios complejos en el pasado, es justo adivinar que la misma situación tuvo lugar esta primavera. De hecho, habría sido extraño que el Estado Mayor ruso creara tal concentración de fuerzas sin elaborar algunos escenarios y planes operativos. Para que Rusia sea creíble a los ojos de las audiencias objetivo a nivel estratégico, las fuerzas armadas rusas deben ser creíbles a nivel operativo, lo que significa llevar a cabo y mejorar activamente sus escenarios y planes operativos.

Hay muchas razones para decir que las fuerzas armadas rusas cerca de las fronteras ucranianas estaban practicando un ataque limitado para bloquear el acceso ucraniano al Mar Negro o un plan más ambicioso para rodear a todas las fuerzas ucranianas en el este.

Primero, según fuentes que utilizan inteligencia de código abierto (OSINT), como el Equipo de Inteligencia de Conflicto y los anuncios públicos rusos, se trasladaron formaciones y tropas adicionales a Crimea ocupada (partes de la 58ª CAA y divisiones de tropas aerotransportadas) y al área de la 20ª CAA (partes de la 41ª CAA), que se concentra a lo largo de la parte noreste de Ucrania. Tal concentración es notable, ya que se ha hecho en los flancos de la Operación de las Fuerzas Conjuntas de Ucrania en Donbás, cuya tarea principal es disuadir a las fuerzas controladas por Rusia en la región. Al desplegar tropas adicionales en esa región, Moscú estaba insinuando la posibilidad de rodear la Operación de las Fuerzas Conjuntas de Ucrania (30.000 a 35.000 soldados). Mientras que las fuerzas bajo el 8º CAA podrían controlar a las fuerzas ucranianas inmovilizadas en el frente en Donbás, las fuerzas rusas atacarían simultáneamente desde Crimea y la región de Voronezh para rodear a las fuerzas ucranianas.

Otros dos factores dan crédito a esta hipótesis. Primero, cuando las operaciones principales del ejercicio de comando estratégico y estado mayor Kavkaz 2020 (Cáucaso 2020) se desarrollaron en el campo de pruebas Kapustin Yar en septiembre pasado, el personal de los CAA 58 y 20 participó en la elaboración de un escenario que estipulaba el cerco de las fuerzas enemigas a través de un ataque combinado de dos flancos que convergía en la retaguardia y repelía simultáneamente los contraataques enemigos. Este escenario se asemeja a la situación de la primavera de 2021, cuando Rusia reforzó Crimea ocupada en el sur con partes de la 58ª CAA y formaciones paracaidistas, así como la 20ª CAA en el noreste junto con la 41ª CAA.

En segundo lugar, cuando los oficiales superiores rusos compararon Kavkaz 2020 y Kavkaz 2016, dijeron que, durante este último ejercicio, las fuerzas rusas practicaron «la localización de hipotético conflicto armado fronterizo en el área de responsabilidad del Distrito Militar del Sur», mientras que la iteración de 2020 se centró en la «localización del conflicto interestatal con fuerzas extranjeras involucradas». El cambio de enfoque sugiere que las ambiciones del liderazgo militar ruso aumentaron en los últimos cuatro años a medida que las fuerzas armadas han progresado y mejorado. En Kavkaz 2016, las fuerzas rusas practicaron el escenario de Donbas 2014-15 (es decir, estabilizar una situación con fuerza limitada en caso de una hipotética ofensiva ucraniana). En 2020, la escala del despliegue de Rusia fue mucho mayor, por lo que el elemento principal del ejercicio de comando estratégico y personal de Kavkaz del año pasado se llevó a cabo en el rango de Kapustin Yar. Sus dimensiones (60 km de ancho y 120 km de profundidad) son mucho más grandes que las de la cordillera Opuk (30 km de ancho y 15 km de profundidad, donde se llevó a cabo el episodio principal de Kavkaz 2016) y permiten ejercicios de escenario mucho más complejos y ambiciosos. Un hipotético intento de rodear la Operación de las Fuerzas Conjuntas de Ucrania en Donbás cae en esta categoría.

En la primavera de 2021, el movimiento activo de fuerzas también estaba teniendo lugar en Crimea. El espacio de maniobra limitado es la razón por la cual solo partes de la 58ª CAA y las divisiones de tropas aerotransportadas fueron traídas a la península. Las brigadas de señales de la 58ª CAA y las tropas aerotransportadas estuvieron presentes en la península durante el curso de los controles de preparación después del período invernal de entrenamiento. Este hecho es consistente con las declaraciones oficiales de que las fuerzas en la Crimea ocupada practicaron el despliegue de agrupaciones de fuerzas entre servicios en una dirección operativa. La capacidad de las fuerzas para desplegarse y luchar eficazmente en nuevos lugares depende de la comunicación y la cooperación efectivas de las brigadas de señales.

También es notable que las fuerzas armadas rusas trajeron barcos anfibios de la Flota del Báltico, la Flota del Norte y la Flotilla del Caspio a la Crimea ocupada. Diez mil soldados participaron en la fase activa de entrenamiento bajo la supervisión tanto del ministro de defensa ruso como del jefe del Estado Mayor en la cordillera de Opuk, ejerciendo el bloqueo de Ucrania para que no accediera al mar parcial o totalmente. Esos barcos anfibios permitieron a los rusos practicar el aterrizaje de al menos dos BTG. Simultáneamente, al menos 2.000 soldados se lanzaban en paracaídas a la profundidad operativa de la defensa de un enemigo hipotético, rompiendo efectivamente el cinturón defensivo del enemigo y haciendo vulnerable su retaguardia. Estos paracaidistas rusos se utilizan generalmente para repeler posibles contraataques del enemigo y agilizar los movimientos ofensivos adicionales de las fuerzas amigas. En todas las fases del ejercicio, helicópteros de ataque, cazas táctico-operativos y bombarderos apoyaron a las tropas. Los desembarcos combinados de anfibios y paracaidistas, los BTC que se mueven en tierra y el apoyo de potencia de fuego desde el aire habrían bloqueado parcial o totalmente el acceso de Ucrania al mar. El escalón de comando y control (C2) practicó el uso de redes y equipos de comando, control, comunicaciones e ISR (C4ISR) para tomar decisiones más rápidas y oportunas. El bloqueo parcial o total de Rusia del acceso ucraniano al Mar Negro habría significado otro duro golpe para la economía ucraniana, que depende en gran medida de los puertos del Mar Negro para exportar productos agrícolas, así como metales y productos químicos.

El entrenamiento a gran escala y complejo en la Crimea ocupada esta primavera también podría verse desde otra perspectiva. La mayoría de las fuerzas rusas en la península quedaron fuera del ejercicio Kavkaz 2020 ya que el escenario principal se practicó tierra adentro (en las cordilleras Prudboi y Kapustin Yar). En comparación con el ejercicio Kavkaz 2016, cuando el elemento principal tuvo lugar en la cordillera Opuk, las fuerzas y los rangos en Crimea prácticamente no estaban involucrados. El complejo simulacro de esta primavera en el rango de Opuk podría verse como una especie de compensación por la no participación del año pasado.

Por lo tanto, el movimiento y el despliegue de tropas y equipos en la primavera de 2021 proporcionan amplias razones para decir que los rusos estaban practicando escenarios complejos (bloqueo total o parcial del acceso ucraniano al Mar Negro) como lo hicieron en la Crimea ocupada e insinuaban la posibilidad de un escenario más ambicioso (cerco del contingente de la Operación de fuerzas conjuntas en Donbás).

Razones para las acciones rusas:

A medida que avanzaban los acontecimientos, Rusia intentó diferentes argumentos para justificar su decisión de concentrar el número sin precedentes de tropas y equipos a lo largo de sus fronteras con Ucrania, incluido que:

Como sugirió el ministro Shoigu, fue una reacción defensiva a los ejercicios “Defender Europe 2021” de Estados Unidos/OTAN;

Fue un movimiento preventivo para disuadir una posible ofensiva ucraniana en Donbás;

Los rusos temían que los ucranianos, inspirados por los éxitos azerbaiyanos del año pasado en la región de Nagorno-Karabaj, hicieran otro intento de liberar partes del Donbás ocupado; y los movimientos de las fuerzas ucranianas a Donbás fueron una prueba de que Kiev estaba haciendo algo nefasto.

Los argumentos no se sostienen contra el escrutinio. Ucrania no participó en el ejercicio “Defender 2021” de la OTAN, que se llevó a cabo en gran parte en los Balcanes y en una escala mucho menor en comparación con el despliegue de Rusia en abril. Lo mismo es cierto con la idea de que los éxitos azerbaiyanos podrían llevar a Ucrania a cambiar su postura en Donbás de la defensa estratégica a la ofensiva. Es cierto que Ucrania en 2018 y 2020 compró hardware como los vehículos aéreos de combate no tripulados (UCAV) Bayraktar TB2, que contribuyeron a los éxitos azerbaiyanos en la región de Nagorno-Karabaj.

Sin embargo, las fuerzas armadas ucranianas todavía carecen de la masa crítica de sistemas (ISR, C2, guerra electrónica y fuegos de largo alcance y municiones de precisión) para llevar a cabo la guerra moderna, que se basa en la capacidad de luchar simultáneamente en una línea del frente y evitar que los enemigos traigan refuerzos desde la retaguardia. Sin la masa crítica de tecnologías para las operaciones profundas modernas, sería imprudente para Ucrania cambiar de una postura defensiva estratégica en Donbas a una postura ofensiva. Los movimientos rotativos periódicos de las fuerzas ucranianas hacia y desde las líneas del frente no son inusuales, ya que se han llevado a cabo continuamente desde 2014.

¿Qué informó la decisión de Moscú de mover tropas adicionales esta primavera? Dos razones parecen más plausibles que otras. Primero, el 20 de enero de 2021, Joe Biden asumió la presidencia de los Estados Unidos. Durante la campaña presidencial, Biden fue el candidato más abierto con respecto a Ucrania; como aspirante presidencial, prometió hacer de Ucrania uno de los principales elementos de su política exterior y señaló su voluntad de aumentar la asistencia en materia de armas defensivas. Desde que llegó a la Casa Blanca, Biden y su equipo han hecho una serie de declaraciones que demostraron su apoyo a las autoridades ucranianas. Dadas tales declaraciones, es probable que el gobierno ruso decidiera actuar preventivamente y garantizar el status quo en las fronteras de Rusia. Rusia tiene un dominio de escalada, y los intentos de Estados Unidos y Ucrania de cambiar el status quo establecido después de los eventos de 2014-15 serían costosos. Rusia dejó claro a través de sus limitadas intervenciones militares en Donbás que no permitiría que Ucrania restaurara completamente el orden y la soberanía en la región.

Otra razón probable fue evitar la membresía de Ucrania en la OTAN. Las declaraciones de los funcionarios ucranianos, incluido el jefe del Ministerio de Defensa de Ucrania, expresaron su interés en participar en el “Plan de Acción de Membresía de la OTAN en 2021”. Es ampliamente conocido que la integración euroatlántica de Ucrania no es un punto de batalla para Rusia. Como resultado, Moscú decidió actuar preventivamente y demostrar vívidamente a los miembros de la OTAN los riesgos asociados con la posible integración de Ucrania con la OTAN. Como Vladimir Putin dejó claro en su último artículo sobre las naciones rusa y ucraniana, Moscú haría todo lo que estuviera a su alcance para evitar que los países de la antigua Unión Soviética se convirtieran en el área de preparación para las actividades antirrusas de las potencias externas, lo que ante todo significa los Estados Unidos y la OTAN.

Implicaciones:

Parece que Rusia tuvo un éxito relativo en llevar el mensaje a casa a uno de sus públicos objetivo. El presidente Biden y su equipo adoptaron la idea de relaciones «estables y predecibles» con Rusia, lo que en la práctica significa la negativa de Estados Unidos a tomar medidas que podrían alterar radicalmente el status quo actual y cruzar las líneas rojas de Rusia. Por lo tanto, durante la cumbre de Bruselas de la OTAN de junio de 2021, los aliados reiteraron formalmente la decisión de la cumbre de Bucarest de 2008 de que Ucrania algún día será miembro de la OTAN. Por otro lado, los anuncios públicos del gobierno de Estados Unidos, dejó en claro que Washington no estaba a favor de llevar a Ucrania a la OTAN en el corto plazo.

Es aún más revelador que durante el susto de la guerra de primavera, la administración Biden consideró la opción de proporcionar a Ucrania un paquete extraordinario de asistencia militar defensiva por $ 100 millones, pero al final, decidió no continuar con él. Tal vacilación también podría verse como la aceptación de la idea de que es inútil desafiar a Rusia en su periferia, donde tiene la preponderancia de fuerzas y poder.

Por otro lado, Rusia es la única culpable de que Ucrania quiera unirse a la OTAN. Cuanto más amenaza Moscú a Ucrania, con infraestructura militar permanente o movimiento de tropas y equipos adicionales, más ucrania quiere unirse a la OTAN, ya que esta última ve cuán rápido el entorno de seguridad puede deteriorarse sin las garantías de seguridad concretas que proporciona la OTAN.

Es sorprendente cómo durante este susto de guerra, el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy cambió su actitud hacia la integración de la OTAN. Sus pronunciamientos públicos pasaron de cierta ambigüedad durante la campaña presidencial de 2019 a un apoyo total la primavera pasada. En esto, la historia se ha repetido. En las elecciones presidenciales de 2014, Petro Poroshenko tampoco era un firme partidario de la integración de la OTAN, pensando que tal enfoque podría traer la paz en Donbás. No ayudó y el uso activo de las fuerzas rusas en Donbás dejó a Ucrania sin otra alternativa que tratar de unirse a la OTAN. Lo mismo es cierto hoy. Las amenazas rusas y los movimientos agresivos pueden influir en el público objetivo en Occidente de la manera que Moscú desea, pero tendrá el efecto contrario con respecto a Ucrania. Otro líder ucraniano ahora quiere inequívocamente que su país se una a la OTAN.

El artículo en su original, en idioma inglés: https://www.csis.org/analysis/russian-and-ukrainian-spring-2021-war-scare

(*) Mykola Bielieskov es investigador del Instituto Nacional de Estudios Estratégicos bajo la presidencia de Ucrania. Anteriormente trabajó para el Instituto Ucraniano de Política Mundial.

Las opiniones en el texto son solo de autor y no representan la posición oficial del Instituto Nacional de Estudios Estratégicos y la Oficina del Presidente de Ucrania.

Esta publicación fue financiada por la Iniciativa Estratégica de Rusia, Comando Europeo de los Estados Unidos en Stuttgart, Alemania. Las opiniones, argumentos, puntos de vista y conclusiones expresados en este trabajo no representan los de RSI, U.S. EUCOM, el Departamento de Defensa o el gobierno de los Estados Unidos.

Publicado por prensaohf

Periodista y Corresponsal Naval.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: