1956 – «12 Horas de Sebring» – Juan Manuel Fangio gana con Ferrari «860 Monza».

La Scudería FERRARI en los Boxes del aeropuerto de Sebring con dos FERRARI «860 MONZA» y una FERRARI «857 S».

En 1956, el Campeonato del Mundo de Marcas estaba constituido por cinco pruebas puntuables: 1000 Kilómetros de Buenos Aires, 1000 Kilómetros de Nürburgring, 12 Horas de Sebring, Mil Millas, y el Gran Premio de Suecia.

El Gran Premio Internacional de Resistencia de Florida de 1956 patrocinado por Amoco se llevó a cabo el 24 de marzo (1956), en el Sebring International Raceway, (Florida, Estados Unidos). Era la segunda ronda de la F.I.A. Campeonato Mundial de Autos Deportivos. La sexta edición del evento fue una señal para muchos en la comunidad automotriz de que esta carrera se había convertido en la principal carrera de autos deportivos de América del Norte y, desde un punto de vista internacional, solo superada por las 24 Horas de Le Mans.

Sin embargo, esta carrera llegó solo ocho meses después del desastre en Le Mans. Estados Unidos no fue inmune a las consecuencias posteriores a esa carrera, y la Asociación Automovilística Estadounidense decidió retirarse de toda participación en el deporte del motor. Esto dejó a los promotores sin reconocimiento internacional para la carrera y, por lo tanto, sin la aprobación de la FIA. Fue muy simple; sin aprobación de la FIA, sin carrera internacional.

Alec Ullmann, uno de esos promotores y fundador de Sebring, se acercó al Sports Car Club of America, pero no pudo mantener su condición de aficionado, si apoyaba la carrera. Sin embargo, Ullmann obtuvo un «permiso especial» de la FIA para permitirle organizar el evento él mismo, a través de su Automobile Racing Club of Florida y emitió las licencias internacionales.

John Fitch, Chevrolet Corvette Special, 12 Horas de Sebring, aeródromo de Sebring, 24 de marzo de 1956. (Foto de Bernard Cahier/Getty Images).

Reseña:

Se registraron un total de 74 autos de carreras para este evento, de los cuales 69 llegaron para la práctica. Solo 59 clasificaron para la carrera. A la preparación del evento se sumó el anuncio de que cinco equipos de fábrica europeos planeaban competir en Florida. Esos equipos eran Aston Martin, Ferrari, Jaguar, Maserati, Porsche y Lotus.

Con Ferrari decidido a recuperar el campeonato de constructores que había perdió a través de Mercedes-Benz en 1955, la Scuderia Ferrari estaba haciendo su primera aparición en el circuito de Sebring. Acompañando a la pareja de las Ferrari 860 Monzas y un 857 S, estaban algunos de los mejores pilotos del mundo. Incluían al actual Campeón del Mundo, Juan Manuel Fangio, Eugenio Castellotti, Luigi Musso, Harry Schell, Alfonso de Portago y Olivier Gendebien.

Mike Hawthorn regresó después de ganar en 1955, conduciendo un Jaguar D-Type de fábrica junto con Desmond Titterington, Duncan Hamilton, Ivor Bueb, Bill Spear. El participante de Hawthorn del año anterior, Briggs Cunningham, ahora estaba con el equipo de fábrica, al igual que el ganador de las 500 Millas de Indianápolis, Bob Sweikert. Un total de nueve Jaguar D-Type comenzarían la carrera. El otro equipo de fábrica inglés, Aston Martin, fue dirigido por Stirling Moss. Había ganado la carrera inaugural de la temporada, 1000 km Buenos Aires para Maserati, pero debido a la carrera de Aston Martin en Florida, la asociación de Peter Collins, a quien él mismo había cambiado de Ferrari. Sus compañeros de equipo fueron, el Tejano, Carroll Shelby, Roy Salvadori, Tony Brooks y Reg Parnell con John Wyer dirigiendo el equipo.

Maserati estuvo representada por un par de 300S en manos de Jean Behra y Piero Taruffi conduciendo un automóvil mientras que, Carlos Menditéguy y Cesare Perdisa conducían el otro. Porsche envía dos de sus Porsche 550 Spyder para Hans Herrmann y Wolfgang von Trips en uno, y para Ed Crawford y Herbert Linge en el otro. En un Porsche 550 Spyder privado, ingresado por John Edgar Enterprises estaban Jack McAfee y Pete Lovely.

Tomando nota del interés de la prensa en torno a la carrera, General Motors envió a John Fitch a Florida, en febrero de 1956, con el fin de organizar un equipo de Chevrolet Corvettes para la carrera de 12 horas. Para gran consternación de Fitch, los «autos de carrera» preparados en fábrica eran totalmente inadecuados para el duro recorrido del aeropuerto de Sebring.

Los Porsche 550 Spyder dos del Equipo oficial y uno privado se presentaron por primera vez en Sebring.

Clasificación:

Debido a que no eran sesiones clasificatorias para establecer la parrilla, las posiciones de salida se decidieron según el tamaño del motor con el Corvette de 5.2 litros de John Fitch y Walt Hansgen en el primer lugar. El siguiente fue el Ferrari 375 Plus de 5.0 litros de Troy Ruttman y Howard Hively. En tercer lugar, debería haber estado el Ferrari 735 LM de 4.4 litros de Jim Kimberly y Ed Linken, sin embargo, durante la práctica, el auto había tenido problemas de dirección, por lo que Kimberly retiró el auto. La Scuderia Ferrari permitió que Kimberly condujera con Alfonso de Portago en su 857 Monza. Los siguientes en la fila fueron tres Corvettes con sus motores de 4.3 litros, y luego vinieron ocho Jaguars de 3.4 litros.

Carrera:

La carrera se llevó a cabo durante 12 horas en el Sebring International Raceway de 5,2 millas. Se estima que asistieron 47.000 espectadores en un día de carrera cálido y seco. Con la carrera comenzando puntualmente a las 10 am.

Como su auto fue efectivo en la pole position, el Corvette de Fitch fue el primer auto en cruzar la línea de salida, pero antes de recorrer 300 yardas hasta la primera curva, fue adelantado por el Jaguar D-Type de Mike Hawthorn con inyección de combustible. Esto, a pesar de comenzar en octava posición. Según algunos observadores, Stirling Moss fue el primero en alejarse de la parrilla, pero cuando comenzó en el puesto 26, tuvo mucho trabajo por delante. Al final de la primera vuelta, iba segundo detrás de Hawthorn por diez segundos. Juan Manuel Fangio se quedó seis segundos más, en tercera posición. Carroll Shelby fue cuarto, con doce segundos de diferencia. La dudosa distinción de ser el primer abandono de la carrera fue para el Corvette de fábrica de Dale Duncan cuando el diferencial se rompió después de solo tres vueltas.

Después de 60 minutos, el Jaguar D-Type de Hawthorn seguía liderando, seguido por Moss en su Aston Martin, Fangio y Musso, en su Ferrari, Hamilton en otro D-Type. Como sucedería, se produciría una batalla cerrada entre los D-Type ingresados ​​​​de fábrica y los 860 Monza durante casi ocho horas, con el liderazgo cambiando nueve veces, ya que un líder entraría en boxes y casi inmediatamente se lo entregaría a un competidor y luego recuperó el liderazgo cuando ese coche tuvo que entrar en boxes.

Justo después del inicio de la tercera hora, el Maserati 300S de Carlos Menditeguy, golpeó los fardos de pasto en las curvas en “S” y volcó. Como resultado, sufrió heridas graves con fracturas de cráneo y laceraciones profundas en la cara y el brazo. Después de un breve retraso mientras yacía sangrando junto a la pista, Menditeguy fue trasladado de urgencia al hospital móvil de la Cruz Roja Estadounidense. Allí lo estabilizaron antes de trasladarlo al Hospital Weems de Sebring. Mientras tanto, el copiloto se trasladaría al auto de Behra/Taruffi, una Maserati 300S.

Por esta época, Stirling Moss entró en boxes y expresó sus dudas que, su auto pudiera durar la distancia. Los mecánicos hicieron lo que pudieron y enviaron a Collins a su turno. Ya en el caluroso día de Florida, el ritmo agotador y la áspera pista de Sebring habían cobrado su precio con diecisiete autos que tuvieron que ser retirados. A la cabeza, en carrera, Hawthorn lideraba a Behra, Fangio ocupó el tercer lugar, Collins cuarto, con De Portago pasando al quinto. Durante las próximas dos horas, el liderazgo cambió varias veces entre estos pilotos, con Shelby compitiendo por un lugar entre los cinco primeros.

El Jaguar D-Type de Hamilton/Bueb sufrió la explosión de un cilindro de freno y se retiró, alrededor de la marca de la quinta hora, mientras que el Aston Martin de Moss/Collins estaba estacionado en boxes internos, con un problema terminal en la caja de cambios.

A mitad de camino, el Jaguar de Hawthorn/Titteringham, estaba ahora de nuevo en punta, cuando Fangio/Castellotti entraron en boxes. A esta altura, más de un tercio de los participantes se había retirado. Una hora después, Hawthorn seguía liderando, por delante de Fangio, Musso, Spear y Portago, aunque el Ferrari de Portago, con Kimberly al volante, se tragó una válvula y se convirtió en el primer auto de la Scuderia Ferrari en retirarse. Un problema de válvulas también sacó de carrera al Jaguar D-Type de Spear y Sherwood Johnston. Durante las siguientes cuatro horas, las tres primeras posiciones cambiaron con frecuencia entre el Jaguar de Hawthorn/Titteringham, el Ferrari de Fangio/Castellotti y el Ferrari de Musso/Schell.

Juan Manuel Fangio sobre su Ferrari «860 Monza», ganador de las 12 horas norteamericanas.

Finalmente, el ritmo fue demasiado para el Jaguar de Hawthorn/Titterington y se retiró en la vuelta 162 con poco más de noventa minutos para el final de la carrera. Su D-Type había liderado o estaba en segundo lugar durante la mayor parte de la carrera hasta la última parada en boxes. Cuando Hawthorn entró en boxes por última vez, los frenos fueron inútiles. Lo habían encerrado entrando en una de las curvas y luego dejaron de trabajar. Parece que un pistón de freno cedió y perdió todo el líquido de frenos. Los mecánicos de Jaguar trabajaron en el coche durante más de quince minutos, pero para entonces ya era demasiado tarde. Habiendo perdido demasiadas vueltas con el Ferrari de Fangio y Castellotti, entonces decidieron retirar el auto.

El accidente del otro gran piloto argentino Carlos Menditeguy, con la Maserati 300S, realmente preocupó con sus consecuencias para el piloto.

Castellotti comenzó a conducir a un ritmo más lento ahora que el peligroso Jaguar se había ido. Estaba decidido a que el auto terminara y comenzó a dar vueltas más lento que la mayoría de los autos que quedaban en la carrera. Sin embargo, se aseguró de no reducir la velocidad lo suficiente como para darles a sus compañeros de equipo, Musso y Schell, alguna posibilidad de alcanzarlo. A las 22 horas, y tras 12 horas de carrera, Castellotti tomó la bandera a cuadros, con su Ferrari 860 Monza completando 194 vueltas, y una distancia récord de 1.008,8 millas, (1.623.5 Kms) con una velocidad media de 84,07 mph (135.3 Kms/h). Esta fue la primera vez que la marca de las mil millas se quebró en las 12 Horas de Sebring.

El segundo fue el Ferrari 860 Monza, también de la Scuderia de Musso y Schell, que completó 192 vueltas. En su primer viaje a Sebring, Maranello anotó el primer uno-dos, logrado por un fabricante. El podio lo completó el Jaguar D-Type de Sweikert, copilotado por Jack Ensley, la pareja americana salvando algo de honor para la marca inglesa. En cuarto lugar, y también ganador de su clase, quedó el Aston Martin de Salvadori y Shelby. Solo 24 de los 59 participantes originales llegaron al final.

Publicado por prensaohf

Periodista y Corresponsal Naval.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: