A 80 AÑOS DEL RAID DE DOOLITLE SOBRE TOKIO

Dedicado a la memoria del el Teniente Coronel (USAAF) Richard «Dick» Cole, el último del Escuadrón en elevarse nuevamente a los cielos.

Los avances cada vez más poderosos de los japoneses durante los meses posteriores al ataque a Pearl Harbor fueron motivo de gran preocupación para el gobierno de los Estados Unidos. La moral del pueblo estadounidense y de las Fuerzas Armadas era baja: los Estados Unidos necesitaban una victoria, y pronto.

Las pérdidas estadounidenses en Pearl Harbor y las Filipinas y la Península de Bataan finalmente, provocó una visión moral tácticamente de derrota, pero invaluable para la decisión de bombardear Tokio. A principios de abril de 1942, cuando los japoneses estaban completando su conquista de Filipinas, las fuerzas estadounidenses estaban listas para iniciar un bombardeo en Tokio.

VISIÓN:

El presidente Franklin D. Roosevelt ordenó un ataque aéreo en Tokio a principios de diciembre de 1941. Sin embargo, sus asesores militares no pudieron planificar una misión viable para llevar a cabo esa orden. No había campos de aviación aliados lo suficientemente cerca de las islas japonesas para que los bombarderos de la Fuerza Aérea del Ejército lanzaran un ataque.

La primera pieza del rompecabezas se colocó en su lugar, en la segunda semana de enero de 1942. El capitán Francis Lowe, adjunto al personal del Almirante Ernest King en Washington, visitó Norfolk, Virginia, para inspeccionar el nuevo portaaviones USS “HORNET” (CV-8). En un aeródromo cercano, notó los bordes exteriores pintados como “ojo de pájaro” de uno de los nuevos bombarderos medianos MITCHELL B-25, pintado en la pista, lo que inspiró a Lowe a perseguir la posibilidad de lanzar esos bombarderos desde un portaaviones.

Teniente Coronel (USAAF) Jimmy Doolittle

EL HOMBRE ADECUADO PARA EL TRABAJO:

Como los bombarderos medianos pertenecían a la Fuerza Aérea del Ejército de los EE. UU., El proyecto pasó luego de él, al general Henry «Hap» Arnold, quién nombró sabiamente al teniente coronel Jimmy Doolittle como comandante de la misión. Doolittle pronto demostraría ser el hombre adecuado para la misión técnicamente y tácticamente desafiante.

Doolittle no perdió tiempo en seleccionar la aeronave correcta para la misión. Con un doctorado del MIT, Jimmy Doolittle tuvo que encontrar un bombardero capaz de despegar de la corta pista de un portaaviones, transportar una tonelada de bombas y volar no menos de 2.400 millas náuticas. Seleccionó el bimotor North American B-25B Mitchell. Dieciséis bombarderos participarían en la misión.

EL PLAN:

Los bombarderos tuvieron que ser despojados de cualquier peso no esencial, para hacer espacio para combustible adicional y reducir el peso total. Con los motores optimizados para la eficiencia de combustible, se instalaron tanques de goma de 200 galones en el compartimiento de las bombas, se colocó otro tanque de combustible de 160 galones en el corredor de la tripulación, y un tanque de combustible de 60 galones reemplazó las ametralladoras en la torreta ventral. Finalmente, se tomaron 10 tanques de cinco galones, que se agregarían manualmente en vuelo.

El plan requería que Doolittle saliera primero, para atacar a Tokio al atardecer. El fuego de sus bombas ayudaría a las siguientes tripulaciones con su navegación. Los 15 bombarderos restantes, en cinco formaciones de tres, recibieron objetivos industriales y energéticos, principales de todo Tokio y también en las inmediaciones de Nagoyo, Osaka y Kobe. Con una distancia de lanzamiento propuesta de 400 millas de Japón, y después de dejar caer su carga útil, los 16 B-25 se dirigirían a un lugar seguro en China bajo la cubierta protectora de la noche.

Después de la necesaria capacitación técnica y táctica, Doolittle y sus 79 voluntarios de la misión especial se prepararon para el vuelo.

CAMBIO DE PLANES:

El portaaviones USS “HORNET” partió del puerto de San Francisco el 2 de abril, con su gran flota de 16 bombarderos B-25 MITCHELL, estacionados a popa de la cubierta de vuelo. El USS “HORNET” pronto se reunió con otro portaaviones, el USS “ENTERPRISE” al norte del archipiélago de Midway , el 12 de abril. El almirante William F. «Bull» Halsey, comandante de la Flota del Pacífico, precedió a la “Fuerza de Tarea 16” hacia el oeste. El 17 de abril, los dos portaaviones y sus cuatro cruceros de escolta dejaron atrás la cortina de destructores y los petroleros que los acompañaban para iniciar una carrera de alta velocidad hacia las islas japonesas.

El despegue estaba programado para el 19 de abril por la tarde, pero el 18 de abril de 1942, al amanecer, un patrullero japonés detectó a la Fuerza de Tareas, a unas 600 millas de las islas. El bote patrullero, lleno de civiles, fue atacado rápidamente por uno de los cruceros. Sin embargo, se asumió correctamente que la presencia de los estadounidenses ya se había informado a Tokio, un informe que fue ignorado por los funcionarios japoneses incrédulos.

La detección temprana planteaba una gran dificultad. Por un lado, los portaaviones aún estaban a más de 200 millas de su punto de despegue calculado, y los suministros de combustible ya eran un problema. Por otro lado, el almirante Halsey sabía que el grupo podría ser atacado por aviones torpederos japoneses en cualquier momento. A las 8 de la mañana ordenó a las tripulaciones de Doolittle que despegaran.

LA INCURSIÓN DE DOOLITLE:

La mañana del 18 de abril de 1942, amaneció sobre un mar tempestuoso e implacable. Con marejadas de 30 pies, cero grados y un viento con fuerza de tifón golpeando al Hornet , los hombres se prepararon para un incierto despegue. Doolittle llamó a todos sus hombres a la cubierta y dijo: «Si alguno de ustedes no quiere ir, solo dígame. Porque las posibilidades de que regresen son muy escasas». Nadie pestañeó.

Las tripulaciones corrieron hacia sus bombarderos. El USS “HORNET” puso proa al fuerte viento. Los motores cobraron vida. Doolittle soltó los frenos y, después de una carrera corta (con espacio de sobra), lanzó su avión desde el portaaviones que parecía «de corcho». Los 15 bombarderos siguieron con éxito, y luego la Fuerza de Tareas, se volvió rápidamente hacia Pearl Harbor.

A las 12:30 pm, Doolittle se estabilizó a 1.200 pies (360 mts) sobre Tokio y lanzó cuatro bombas de fuego de magnesio en rápida sucesión. El resto de los «bombarderos de Jimmy» siguieron su ejemplo y dieron un «saludo» a Tokio, Yokahama, Kawasaki, Nagoya y Kobe. Todos los bombarderos escaparon del espacio aéreo de Japón sin apenas un rasguño.

Después de liberar sus bombas sobre el suelo japonés, se dirigieron hacia el Este para refugiarse. Debido a que los vientos del Mar de China estaban de frente y a un despegue prematuro, los bombarderos no tenían suficiente combustible para alcanzar sus objetivos de aterrizaje originales.

Uno de los bombarderos aterrizó en Vladivostok en la Unión Soviética, donde fue incautado de inmediato, mientras que los otros 15 se perdieron en China. De los 80 miembros de la tripulación lanzados en la peligrosa misión, los cinco que llegaron a la URSS fueron internados, y 62 de los otros (incluido Doolittle) fueron salvados por los chinos. Cinco murieron mientras evacuaban su avión, y ocho fueron capturados por los furiosos japoneses (de los cuales tres fueron ejecutados como criminales de guerra y uno fue a morir de hambre en prisión). Los cuatro restantes fueron puestos en libertad.

SECUELAS:

La incursión en Tokio, como el ataque a Pearl Harbor, ejerció un profundo impacto en la conducción de la guerra del Pacífico. El comando del coronel Doolittle, sufrió una pérdida del 100 por ciento de los aviones y una pérdida del 22 por ciento de los miembros de la tripulación. Sin embargo, el aumento de la moral que siguió en los demás soldados y al público en general, ayudó a América y sus aliados a ganar un impulso importante en el Teatro de Guerra del Pacífico.

LOS JAPONESES REVELARON LOS DAÑOS:

Cincuenta muertos, 252 heridos, 90 edificios dañados o destruidos, incluida la Compañía japonesa de fabricación de diesel, la Fábrica número uno de la “Japanese Steel Corporation”, la “Mitsubishi Heavy Industrial Corporation”, la estación de transformación del Ministerio de Comunicaciones, la Compañía Nacional de cáñamo y vestidores, la Compañía de fabricación Yokohama almacén, la Fábrica de Aviones de Nagoya, un Arsenal del Ejército, un Laboratorio Naval, un campo de aviación, un depósito de municiones, nueve edificios de energía eléctrica, seis tanques de gas, una fábrica de ropa, un almacén de alimentos, una compañía de gas, dos fábricas misceláneas, seis barrios del Segundo Hospital Temporal del Ejército de Nagoya, seis escuelas primarias o secundarias e innumerables residencias no militares.

El mes de mayo de 1942, después del bombardeo en Tokio, resultó ser devastador para los chinos. Los japoneses lanzaron la “Operación Sei-Go”, con dos objetivos: asegurar los aeródromos chinos y castigar a los aldeanos acusados de ayudar a los aviadores derribados. Decenas de miles, tal vez unos 250.000 civiles chinos, fueron asesinados en las provincias de Chekiang y Kiangsu.

Fuente: www.u-s-history.com

Publicado por prensaohf

Periodista y Corresponsal Naval.

Un comentario en “A 80 AÑOS DEL RAID DE DOOLITLE SOBRE TOKIO

  1. NOBLE WORDS!!..Putin would just laugh in your face! The silly, egotistical little ‘ex KGB’ Twerp, does not have any intention of stopping his Ukraine Adventure until the ENTIRE COUNTRY IS TRASHED & ITS PEOPLE EXILED or DEAD!

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: