TR-3B Black Manta: Avión espía antigravedad de alto secreto

El TR-3B “Black Manta” es supuestamente un avión espía de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Por: Oscar Filippi – Para: Prensa OHF

El TR-3A Black Manta es supuestamente un avión espía de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Supuestamente es un “programa negro”, y su existencia es oficialmente negada. La especulación sobre este proyecto es especialmente atractiva para los entusiastas de la aviación. Pero, ¡podría muy bien ser el mayor engaño, o el mayor salto tecnológico en nuestra historia en la Tierra!

Avistado por primera vez sobre Bélgica hace aproximadamente 2 décadas como un misterioso objeto volador triangular, desde entonces se ha visto en varios lugares. Muchas personas creen que es la existencia de ovnis, pero también hay fuentes que afirman que estas son armas secretas del ejército estadounidense.

Muchas fuentes provienen de los relatos de algunos expertos estadounidenses que trabajan en una base militar secreta cerca de la ciudad de Groom Lake. Los estadounidenses ya poseen una tecnología aeronáutica más allá de la imaginación. Era un avión TR-3B en la Base Papoose, que se parecía exactamente a una nave alienígena.

Recreación de un vuelo del TR-3B «Black Manta» escoltado por aviones convencionales.

Proyecto “Aurora”:

«Aurora» es actualmente el programa aeroespacial más secreto de Estados Unidos, y el TR-3B es el vehículo más extraño jamás creado, financiado y coordinado por la NSA, la NRO y la CIA. La funcionalidad del TR-3B no es una fantasía. Fue construido utilizando tecnología que data de mediados de la década de 1980. Así que no todos los ovnis vistos por humanos son de origen alienígena. El material cubierto por TR-3B es un polímero absorbente de radar, que puede cambiar su reflectividad, absorción de radar y color. Este polímero, cuando se combina con varios sistemas electrónicos, puede dar al TR-3 la apariencia de un pequeño vehículo volador o un objeto cilíndrico en una pantalla de radar.

Un círculo lleno de plasma acelerado dentro de la aeronave, conocido como decaimiento del campo magnético (MFD), rodea el compartimiento de la tripulación y es superior a cualquier tecnología conocida actualmente. Sandia y Livermore Laboratories desarrollaron esta tecnología secreta y el gobierno de los Estados Unidos hará todo lo posible para protegerla.

El plasma se crea llevando el mercurio a una presión de 250.000 atm, a una temperatura de -123 grados centígrados. Si se acelera a 50,000 rpm, se convertirá en un plasma superconductor, el resultado final de este proceso es eliminar la fuerza de la gravedad, ayudando al avión a volar.

Al crear este campo magnético giratorio, la influencia de la gravedad en la aeronave se neutraliza en un 89%. En otras palabras, el peso del acelerador circular, así como el peso de la aeronave se reduce hasta en un 89%. Esto hace que este vehículo volador sea extremadamente fácil de maniobrar. Con una reducción del 89% en el peso, el TR-3B puede viajar a Mach 9, tanto vertical como horizontalmente. Las fuentes dicen que el rendimiento está limitado solo por las limitaciones biológicas del piloto.

Supuesta primera foto obtenida en Bélgica hace dos décadas.

El avión TR-3B “Black Manta”:

El empuje del TR-3B es proporcionado por tres hélices multimodales montadas en cada esquina en la parte inferior de la base triangular. Los motores están montados en cada esquina de la plataforma utilizando combustible de hidrógeno o metano y oxígeno.

El motor nuclear del cohete utiliza hidrógeno líquido y oxígeno aumentado para obtener energía adicional. El reactor calienta hidrógeno líquido e inyecta oxígeno líquido a través de boquillas ultrasónicas para que el hidrógeno se queme al mismo tiempo que el oxígeno líquido. El sistema de propulsión multimodal puede operar en la atmósfera con propulsión proporcionada por reactores nucleares.

El avión TR-3B también tiene el nombre en código ASTRA. El primer vuelo de reconocimiento operacional tuvo lugar a principios de la década de 1990. La plataforma nuclear de la aeronave fue construida en el más alto nivel de secreto, el Programa AURORA, financiado con dinero del «presupuesto negro». Al menos 3 mil millones de dólares invertidos en este proyecto.

Tiene una bobina electromagnética en el corazón de su sistema de energía motriz, cuyo resultado es un impulso electromagnético que interactúa con el campo de Higgs-Boson a nivel cuántico.

¡Cosas embriagadoras de hecho! Por lo tanto, un avión antigravedad no utiliza tecnología convencional de turbina o motor de cohete, sino un sistema de propulsión que crea empuje mediante la generación de plasma de alta energía. Estas aeronaves también se conocen como «revestimientos de flujo».

Al igual que con muchas tecnologías de aviación divergentes, la tecnología antigravedad se remonta a la última parte y secuelas de la Segunda Guerra Mundial, y específicamente al proyecto encubierto de los Estados Unidos conocido como Operación Paperclip.

Recreación computarizada de una formación de tres TR-3B «Black Manta».

El objetivo de la Operación Paperclip era que Estados Unidos ganara tanta influencia contra la Unión Soviética en la carrera tecnológica de armamentos militares, razón por la cual el proyecto estaba lleno de científicos alemanes que eran miembros declarados del Partido Nazi.

Eso significa que Estados Unidos ha estado investigando la tecnología antigravedad durante casi 70 años. Es la culminación de las teorías sobre la gravitación, la gravedad cuántica y la relatividad general, esta última presentada por primera vez por el propio Albert Einstein.

La antigravedad es de gran interés tanto para los militares como para los científicos, dado que, por ejemplo, se podría hipotéticamente reducir la masa de un avión mediante el uso de propulsión electromagnética, incluso hasta cero.

No es de extrañar que investigadores como la NASA, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y Lockheed Martin hayan invertido en estudios teóricos sobre la capacidad de alterar la masa inerte.

Según los expertos, el TR-3B Black Manta utilizaría propulsores convencionales ubicados en las puntas de la aeronave que le permitirían realizar un número vertiginoso de maniobras rápidas a alta velocidad, incluidos giros perfectos en ángulo recto e hiperaceleración.

Y podría lograrlo a lo largo de sus tres ejes. Recuerde, el TR-3B fue diseñado para ser un avión espía furtivo subsónico. Por un lado, es un avión muy silencioso, excepto por un ligero zumbido. Un subproducto interesante del plasma que genera el TR-3B es que reduce significativamente la firma de radar de la aeronave, lo que la hace ideal para misiones en las que el sigilo es primordial.

Un Programa Negro (del inglés: Black Project), es un proyecto de defensa militar clasificado como secreto, que no es reconocido por el gobierno, el personal militar ni los proveedores de defensa.

Eso significa que el TR-3B Black Manta podría colarse en casi cualquier espacio aéreo de cualquier país y no ser detectado por sus sistemas de control de tráfico aéreo o defensa aérea.

Este pequeño número negro se ha asociado con múltiples informes de avistamientos de aviones triángulos voladores sobre Antelope Valley, un área del desierto en el sur de California muy querida por los observadores de ovnis.

También es esta zona desértica de California la que atrae a personas interesadas en proyectos encubiertos de aviones negros o “black ops”, dada su proximidad a varias áreas conocidas de investigación y pruebas militares, incluida la Base de la Fuerza Aérea Edwards y la Planta 42 de la USAF, esta última que está a solo 60 millas o 97 kilómetros del centro de Los Ángeles.

En mi humilde opinión, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos debe agradecer a sus estrellas de la suerte por los entusiastas de los ovnis y los creyentes de las naves espaciales alienígenas. Después de todo, como ha escrito Popular Mechanics (Mecánica Popular), una serie de informes de los llamados ovnis del triángulo negro probablemente han sido aviones militares secretos en realidad.

El TR-3B Black Manta sería sin duda el tipo de proyecto de operaciones negras típico de la Fuerza Aérea y la Armada de los Estados Unidos. El avión espía U2 de la década de 1950, el avión SR-71 de la década de 1980 y la nave furtiva F-117A actual son solo tres ejemplos de aviones que la Fuerza Aérea de los Estados Unidos negó que existieran durante años, todos los cuales se desarrollaron por primera vez de forma encubierta en la Base del Área 51 de Nevada.

Y no olvidemos que el Área 51 en sí misma solo fue finalmente reconocida por el gobierno de los Estados Unidos cuando la más encubierta de las agencias, la CIA, lo hizo en junio de 2013, cortesía de una solicitud de la Ley de Libertad de Información (FOIA) presentada ocho años antes. Pero, ¿existe? Por supuesto, existen las inevitables acusaciones de que el TR-3B fue construido por los militares utilizando tecnología extraterrestre de ingeniería inversa.

Incluso la revista Forbes reflexionó en 2021 que tal vez, solo tal vez las patentes emitidas a Salvatore Cezar Pais podrían ser una tapadera para la tecnología alienígena capturada a lo largo de los años por el ejército de los Estados Unidos. Entonces, ¿qué pasa con el TR-3B Black Manta? ¿Cuánto tiempo atrás va, si es que lo hace? ¿Tiene algo que ver con la mencionada patente de 2018 emitida a Pais y la Marina de los Estados Unidos? ¿Es un avión, es un pájaro, podría incluso ser Superman? No, es solo la Fuerza Aérea de los Estados Unidos jugando con nuestras cabezas nuevamente.

95554 02: (FOTO DE ARCHIVO) El bombardero B-2 «Spirit», en primer plano, escoltado por dos F-117A «Nighthawks», al fondo, vuela durante un ejercicio de entrenamiento en una foto sin fecha.

A veces ha habido discusiones de que el misterioso TR3A «Black Manta» era un proyecto de estudio para el bombardero B-2. Eso significa que TR3A se utilizó como maqueta de vuelo para probar las soluciones aerodinámicas y de control para el bombardero B-2 «Spirit». Lo que apoya esto es que el fabricante de ambos aviones es Northrop Corporation.

La Agencia de Seguridad Nacional, la CIA y la Fuerza Aérea de los Estados Unidos crearon deliberadamente una cierta ambigüedad sobre los nombres de estos aviones. Originalmente crearon TR-3, luego fue modificado con versiones TR-3A y TR3-B. Algunas versiones están tripuladas, otras no tripuladas. Sin embargo, muchas personas creen que esta es un arma ficticia que no puede existir en la realidad, todo es solo un engaño elaborado inventado en Internet.

Publicado por prensaohf

Periodista y Corresponsal Naval.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: