Algo les ocurre a las gaviotas

Por: (*) Ricard Bach – (del libro “El Don de Volar”)
Publicado por: Prensa OHF

Siempre he envidiado a las gaviotas. Parecen libres y desinhibidas en su vuelo. En contraste con ellas, tomo precauciones, hago cálculos y lleno el cielo de ruido sólo para mantenerme en el aire.

Pero últimamente he empezado a hacerme algunas preguntas. Las gaviotas suben, se lanzan en picado y giran con una elegancia que me deja muerto de envidia, pero eso es todo lo que hacen: suben, bajan y giran. ¡No practican acrobacia aérea! O les falta iniciativa o les falla el corazón. Ninguno de esos estados conviene a un as del aire. No quiero ser demasiado exigente, no espero que comiencen dibujando ochos o tréboles, pero no parece mucho pedir un rizo sencillo o un tonel lento.

Como inveterado observador de gaviotas, muchas veces he estado seguro de que algún joven as iba a mostrarme algo. A veces uno se lanzaba chillando hacia el agua, adquiriendo una velocidad que dejaría satisfecho a cualquier piloto y luego levantaba vuelo hacia arriba… arriba… hasta que yo estaba seguro de que formaría un rizo. Y yo me quedaba allí murmurando: “¡Hazlo, hazlo!”, pero siempre algo parecía impedírselo.

Una «biblia» para los aviadores, el libro
«El Don de Volar»
de Richard Bach.

Uno podía ver cómo disminuía la velocidad y se ensanchaba el arco que describía. Entonces volaba en dirección al resto de la bandada y se perdía en ella como si se sintiera profundamente avergonzada de haberlo estropeado.

“Pareces tan altiva —pensaba yo—. Pero si se te posara un gorrión en la cola no podrías sacudírtelo de encima”.

Otros pájaros han conseguido realizar ciertos vuelos de precisión y algunas acrobacias aéreas. Los gansos logran, a veces, una formación bastante aceptable, y vale la pena hacerlo notar. Sin embargo, algunos de ellos, evidentemente, temen chocar en el aire. Muchas formaciones se han desarticulado a causa de que el número cuatro o cinco utiliza un espacio demasiado amplio y vaga perdido por todo el cielo. A esto añada los graznidos de sus compañeros que le indican que se aproxime y tiene un vuelo francamente desordenado. No me sorprende que los derriben los cazadores.

El inverosímil pelícano es casi un candidato a la acrobacia aérea. Puede ejecutar un elegante movimiento en forma de media 5, pero no cumple el requisito fundamental de la maniobra: alzar el vuelo. Ni siquiera parece intentarlo y termina en el agua, en medio de un géiser de espuma blanca. Eso no es ni siquiera participar en el juego.

De modo que volvamos a la gaviota. Podemos perdonar a los pelícanos y a los gansos, a los pelirrojos y los reyezuelos, pero una gaviota ha sido claramente diseñada para la acrobacia aérea. Considere las siguientes aptitudes:

1. Alas fuertes y largueros bien proporcionados.

2. Diseño ligeramente inestable.

3. Capacidad de desarrollar gran velocidad.

4. Baja velocidad de pérdida.

5. Construcción robusta.

6. Extrema maniobrabilidad.

Pero todos estos factores no sirven de nada porque no es agresiva en su modo de volar. Se contenta con pasar su vida practicando cosas elementales que aprendió durante sus primeras cinco horas en el aire. De manera que, aunque sigo admirando las gaviotas y la libertad con que vuelan, si tuviera que elegir un espíritu agresivo para intercambiar mi lugar con el de él, elegiría, sin vacilar un segundo, mi ruidosa cabina.

(*) Richard Bach:

Es un escritor estadounidense. Es ampliamente conocido por sus populares novelas de la década de 1970: Juan Salvador Gaviota e Ilusiones, entre otras. Los libros de Bach exponen su filosofía de que los aparentes límites físicos y mortalidad son solo apariencias. Bach es reconocido por su amor a volar y sus libros relacionados con la aviación. Ha volado como un hobby desde los 17 años.

Casi todos sus libros tienen relación con el vuelo y los aviones. Su éxito más famoso fue Juan Salvador Gaviota. La espiritualidad es uno de los temas principales de este libro, que fue incluido en una publicación titulada 50 clásicos espirituales, y de libros como Manual del Mesías: Recordatorios para el Alma Avanzada e Ilusiones cuyo título original es Illusions: The Adventures of a Reluctant Messiah, entre otros. Después, trabajó como mecánico de fabricación de aviones y como mecánico de estaciones generadoras de energía eléctrica.

«No pierdas tu pasión por el cielo y te prometo: lo que amas hallará el modo de alzarte de la tierra, muy alto, hasta darte respuestas para todas las preguntas que puedas formular». (El puente hacia el infinito).

«Un diminuto cambio hoy nos lleva a un mañana dramáticamente distinto. Hay grandiosas recompensas para quienes escogen las rutas altas y difíciles, aunque esas recompensas permanezcan ocultas por años». (Uno).

SUS OBRAS:

Ajeno a la Tierra (1963) (Stranger to the Ground). Biplano (1966) (Biplane). Nada es azar (1969) (Nothing by Chance). Juan Salvador Gaviota (1970) (Jonathan Livingston Seagull). El don de volar (1974) (A Gift of Wings). Ilusiones (1977) (Illusions: The Adventures of a Reluctant Messiah). Ningún lugar está lejos (1979) There’s No Such Place as Far Away. El puente hacia el infinito (1984) (The Bridge Across Forever): (A Love Story). Uno (1988) (One). Al otro lado del tiempo (1993). Alas para vivir (1995) (Running from Safety). Fuera de mi Mente (2000) (Out of my Mind). Crónicas de los hurones I. En el mar (2002). Crónicas de los hurones II. En el aire (2002). Crónicas de los hurones III. Con las musas (2003). Crónicas de los hurones IV. En el rancho (2003). Manual del Mesías: Recordatorios para el Alma Avanzada (2004) (Messiah’s Handbook: Reminders for the Advanced Soul). Vidas Curiosas: Las Aventuras de las Crónicas del Hurón (2005) (Curious Lives: Adventures from the Ferret Chronicles). Vuela Conmigo (2009) (Hypnotizing Maria). Gracias a tus malos padres (2012) (Thank Your Wicked Parents: Blessings from a Difficult Childhood). Viajes con Puff (2013) (Travels with Puff): (A Gentle Game of Life and Death).

Publicado por prensaohf

Periodista y Corresponsal Naval.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: