Estados Unidos necesita una nueva estrategia para China:

Estados Unidos se encuentra actualmente en una encrucijada con su enfoque estratégico hacia China. ¿Puede el «neo-compromiso» proporcionar un camino a seguir?

Por: (*) Xinrong Zhu y Dingding Chen – 16 de julio de 2021 – Para: The Diplomat

Estados Unidos se enfrenta actualmente a un dilema de política con China. Desde que el presidente Joe Biden asumió el cargo, Washington ha estado más que ansioso por demostrar la importancia de la competencia estratégica con China. Desafortunadamente, a medida que la administración se acerca al primer semestre de su mandato, todavía existe una gran confusión entre el personal de alto nivel y los legisladores en Washington sobre la mejor manera de tratar con China. Estados Unidos necesita una mejor estrategia, o al menos una elaboración clara de su enfoque hacia China.

Mayor confusión en Washington

Casi al comienzo de la administración Biden, el liderazgo de los Estados Unidos estaba interesado en abordar a China como el competidor más serio y un gran desafío. A principios de febrero, cuando Biden habló sobre su visión de política exterior, señaló directamente los desafíos planteados por China. Sin embargo, concluyó reconociendo que «estamos listos para trabajar con Beijing cuando a Estados Unidos le interese hacerlo». Si bien Biden afirmó que «Estados Unidos ha vuelto» en su esbozo de política exterior, no está claro cómo su administración regresará a una China-EE. UU. Estable. relación después de la situación caótica durante la era Trump.

Esta confusión llegaría a ser la característica principal de la retórica de la política de China temprana de Biden, ya que sus altos funcionarios también cambiaron entre «competencia» y «cooperación». A fines de mayo, el zar de política asiática de Biden, Kurt Campbell, declaró que «el período que se describió ampliamente como compromiso (con China) ha llegado a su fin» y que «el paradigma dominante será la competencia», negando las posibilidades de cooperación bilateral. Sin embargo, a principios de julio, Campbell afirmó que cree que China y Estados Unidos pueden coexistir pacíficamente, a pesar de que este desafío «va a ser extremadamente difícil», una inversión de sus declaraciones anteriores. Mientras tanto, Rush Doshi, director de Biden en China, el Consejo de Seguridad Nacional (NSC), acaba de publicar un libro sobre «la gran estrategia de China para desplazar el orden estadounidense», descartando opciones positivas para China-EE. UU. relaciones al describir las «estrategias de desplazamiento» de China, sin embargo, los altos funcionarios de Beijing y Washington todavía se están comunicando estrechamente sobre cuestiones comerciales, climáticas y de la península de Corea en los últimos meses.

Muchas señales confusas, incluso contradictorias, de Washington han obstruido aún más la visión de política exterior de Biden. La administración Biden podría esperar una desviación del duro enfoque de «desacoplamiento» del presidente anterior, pero sus señales confusas demuestran que no están preparados para el nuevo diseño estratégico.

El compromiso continúa

Contrariamente a la retórica adoptada por algunos en los Estados Unidos, el compromiso entre Beijing y Washington no se ha detenido debido a la cambiante atmósfera política. Los intercambios comerciales, educativos y financieros entre ambas partes se han fortalecido en los últimos años y no es probable que se detengan por completo por pura voluntad política.

Las cifras del comercio y la inversión bilaterales proporcionan la respuesta directa. En 2020, a pesar del impulso del ex presidente Donald Trump por el «desacoplamiento», China seguía siendo el mayor socio comercial de bienes de Estados Unidos (comercio total de 659.500 millones de dólares) y la mayor fuente de importaciones estadounidenses (539.200 millones de dólares). Según estimaciones de Rhodium Group, China es el segundo mayor tenedor extranjero de valores del Tesoro de EE. UU. (A $ 1.05 billones a octubre de 2020). El mercado estadounidense todavía necesita importaciones de China, ya que el déficit de Estados Unidos en el comercio de bienes con China aún se sitúa en 130.700 millones de dólares en los primeros meses de 2021, según lo informado por la Oficina del Censo de Estados Unidos. Y para la parte china, a pesar de enfrentar riesgos regulatorios potenciales tanto de Beijing como de Washington, a julio de 2021, más de 240 empresas chinas cotizan en las bolsas de EE. UU., Con una capitalización de mercado total de más de $ 2 billones.

Sin embargo, los compromisos no se limitan a la economía. Los estudiantes chinos todavía constituyen la mayor parte de los estudiantes internacionales que estudian en los Estados Unidos, a pesar de los nuevos obstáculos que se les han presentado en los últimos años. Alrededor de 372.000 chinos representaron el 35 por ciento de los estudiantes internacionales en los Estados Unidos en el año escolar 2019-20, según cifras del International Education Exchange (IEE), casi el doble que los estudiantes de la India, la segunda fuente más grande. Aunque la retórica de la «competencia» es alta en los Estados Unidos, esta gran proporción de estudiantes chinos ha empujado a la administración Biden a revertir gradualmente la decisión de la administración anterior y comenzar a aceptar citas de visa para estudiantes chinos a principios de mayo.

Además, los compromisos bilaterales se han extendido a nuevas áreas de interés. John Kerry, enviado de Biden para el cambio climático, se reunió con su homólogo chino Xie Zhenhua en Shanghai a mediados de abril y anunció su consenso de que ambas partes «están firmemente comprometidas a trabajar juntas y con otras Partes para fortalecer la implementación del Acuerdo de París». Mientras esperamos la cumbre climática organizada por Biden del 22 al 23 de abril y la COP26 en Glasgow a finales de este año. Este intercambio de altos funcionarios ha abierto nuevas oportunidades para que Beijing y Washington colaboren, incluso cuando el enfoque abrumador está en sus diferencias.

¿“Neo-compromiso” como objetivo?

Estados Unidos se encuentra actualmente en una encrucijada en su enfoque estratégico hacia China. Con las conexiones entre los principales campos aún estables a corto plazo, ¿cómo debería evolucionar la política y la retórica de Washington sobre China?

Una posibilidad es un diseño de «neo-compromiso» con China. “Compromiso” ya no es una palabra de moda en los círculos políticos de Washington, ya que ha sido reemplazada por actitudes de competencia o incluso confrontación con China. Sin embargo, la relación no se ha convertido en una etapa de «post-compromiso», ya que no hay indicios de que un nuevo paradigma reemplace la forma de compromiso actual. Los formuladores de políticas podrían estar buscando una nueva palabra de moda para describir una nueva forma de tratar con China. Si la evolución de la teoría de las RI del realismo clásico al neorrealismo durante el último siglo podría tomarse como inspiración, entonces la transformación de la estrategia de Washington en China también podría seguir un camino similar: desde el compromiso bilateral tradicional en los años 80 y 90 hasta “neo-compromiso” en el siglo XXI.

Este camino de «neo-compromiso» podría incorporar tres características principales. La primera es que no se abandonaría el compromiso. Todavía sería visto como la principal forma de interacción entre China y Estados Unidos. La segunda característica refleja el cambio reciente en el paradigma de Washington al tratar con China, que es el aumento del «desacoplamiento» parcial. Washington está revisando sus interacciones con China en las principales áreas y prestará mucha atención a aquellas áreas en las que define a Beijing como su principal rival. El sector de la tecnología podría ser el «punto de prueba» de Washington para este «desacoplamiento». La última característica es la competencia, que podría ser la principal dirección de China-EE. UU. relaciones a largo plazo. Dado que es probable que el compromiso actual se mantenga estable en la actualidad, la competencia bilateral por normas o estándares dentro de la comunidad internacional podría ser la nueva forma de interacción para Beijing y Washington en el escenario mundial.

Este enfoque de «neo-compromiso» no descartaría ninguna posibilidad de que Beijing y Washington produzcan grandes desacuerdos o confrontaciones, pero el núcleo del enfoque proporciona un escenario donde los compromisos y la cooperación indispensables para ambas partes permanecen, incluso cuando ambas partes están profundamente enredadas con la competencia o la confrontación. El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, describió una vez las relaciones como «competitivas cuando debería ser, colaborativas cuando puede ser y adversas cuando debe ser» en marzo, y bien podría ser la primera pista para el nuevo enfoque.

(*) Xinrong Zhu es investigador del Instituto Intellisia.

(*) Dingding Chen

AUTOR CONTRIBUYENTE

Dingding Chen es el presidente del Instituto Intellisia.

Su artículo en su idioma original, inglés: https://thediplomat.com/2021/07/the-us-needs-a-new-china-strategy/

Publicado por prensaohf

Periodista y Corresponsal Naval.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: