A 83 Años de la Guerra de Invierno – Finlandia vs. URSS

Por: Oscar Filippi – Para: Prensa OHF

La guerra de Invierno, estalló cuando la Unión Soviética atacó Finlandia el 30 de noviembre de 1939, tres meses después del inicio de la Segunda Guerra Mundial (1° de septiembre del mismo año). Como consecuencia, la Unión Soviética fue expulsada de la Sociedad de Naciones el 14 de diciembre de dicho año, acusada de perpetrar una guerra de agresión.

Más o menos, lo mismo que en estos días, cuando Rusia decide su “Operación Militar”, invadiendo Ucrania y protesta de La Asamblea General de la ONU, aprobando por amplia mayoría una resolución en la que pide a los países que no reconozcan las cuatro regiones de Ucrania que Rusia ha reclamado, tras los llamados “referendos” celebrados a finales del mes pasado, y exige a Moscú que dé marcha atrás en su anexión ilegal.

El resultado fue de 143 Estados miembros a favor, cinco en contra y 35 abstenciones. La resolución, que «defiende los principios» de la Carta de la ONU, señala que las regiones de Donetsk, Kherson, Luhansk y Zaporizhzhia están temporalmente ocupadas por Rusia como resultado de una agresión, violando la integridad territorial, la soberanía y la independencia política de Ucrania.

La Asamblea General asumió automáticamente la resolución para su debate, provocada por el uso del veto de Rusia en el “Consejo de Seguridad” por su intento de anexión.

Los seres humanos, “son los únicos en la creación que, tropiezan dos veces con la misma piedra”.

El conflicto comenzó después de que los soviéticos buscaran obtener territorio finlandés, exigiendo entre otras concesiones que Finlandia cediera territorios fronterizos sustanciales a cambio de tierras en otros lugares, alegando razones de seguridad, principalmente la protección de Leningrado, a 32 km de la frontera finlandesa. Finlandia se negó, por lo que la Unión Soviética invadió el país. Muchas fuentes concluyen que los soviéticos tenían la intención de conquistar toda Finlandia y utilizar el establecimiento del gobierno títere comunista finlandés y los protocolos secretos del “Pacto Ribbentrop-Mólotov” como evidencia de esto,​ mientras que otras fuentes argumentan en contra de la idea de la conquista soviética completa.​ Finlandia repelió los ataques soviéticos durante más de dos meses e infligió pérdidas sustanciales a los invasores, mientras que las temperaturas se desplomaron hasta los -43 °C. Después de que el ejército soviético se reorganizase y adoptara diferentes tácticas, renovaron su ofensiva en febrero y vencieron las defensas finlandesas.

Las hostilidades cesaron en marzo de 1940 con la firma del “Tratado de Paz de Moscú”. Finlandia cedió el 11 % de su territorio que representa el 30 % de su economía a la Unión Soviética. Las pérdidas soviéticas fueron grandes y la reputación internacional del país se vio mermada. Las ganancias soviéticas excedieron sus demandas de antes de la guerra y recibió un territorio sustancial a lo largo del lago Ládoga y en el norte de Finlandia. Por su parte, Finlandia conservó su soberanía y mejoró su reputación internacional. El pobre desempeño del Ejército Rojo alentó a Adolf Hitler a pensar que un ataque contra la Unión Soviética sería exitoso y confirmó las opiniones negativas de Occidente sobre el ejército soviético. Después de quince meses de paz provisional, en junio de 1941, la Alemania nazi puso en marcha la “Operación Barbarroja” con el apoyo de Finlandia lo que llevó al inicio de la Guerra de Continuación entre Finlandia y la Unión Soviética.

29 de noviembre de 1939, prensa extranjera en Mainila, donde un incidente fronterizo entre Finlandia y la Unión Soviética se intensificó en la Guerra de Invierno.

Bombardeo de Mainila e intenciones soviéticas:

El 26 de noviembre de 1939, se informó un incidente cerca de la aldea soviética de Mainila, cerca de la frontera con Finlandia. Un puesto de guardia fronterizo soviético había sido bombardeado por una parte desconocida que resultó, según informes soviéticos, en la muerte de cuatro y heridas de nueve guardias fronterizos. La investigación realizada por varios historiadores finlandeses y rusos más tarde concluyó que el bombardeo fue una operación de bandera falsa llevada a cabo desde el lado soviético de la frontera por una unidad del NKVD con el propósito de proporcionar a la Unión Soviética un casus belli y un pretexto para retirarse del pacto no agresivo.

Mólotov afirmó que el incidente fue un ataque de artillería finlandesa y exigió que Finlandia se disculpara por el incidente y moviera sus fuerzas más allá de una línea a 20-25 km de la frontera.​ Finlandia negó la responsabilidad del ataque, rechazó las demandas y pidió una comisión conjunta finlandesa-soviética para examinar el incidente. A su vez, la Unión Soviética afirmó que la respuesta finlandesa fue hostil, renunció al pacto de no agresión y cortó las relaciones diplomáticas con Finlandia el 28 de noviembre. En los años siguientes, la historiografía soviética describió el incidente como una provocación finlandesa. La duda sobre la versión oficial soviética se lanzó solo a finales de la década de 1985, durante la política de glásnost. El problema continuó dividiendo la historiografía rusa incluso después del colapso de la Unión Soviética en 1991.​

En 2013, el presidente ruso Vladímir Putin declaró en una reunión con historiadores militares que la URSS lanzó la Guerra de Invierno para «corregir errores» cometidos al determinar la frontera con Finlandia después de 1917.​ La opinión sobre la escala de la decisión inicial de invasión soviética está dividida: algunas fuentes concluyen que la Unión Soviética había tenido la intención de conquistar Finlandia en su totalidad, y citan el establecimiento del gobierno comunista finlandés títere y los protocolos secretos del “Pacto Mólotov-Ribbentrop” como prueba de sus conclusiones.​ El historiador húngaro István Ravasz escribió que el Comité Central había establecido en 1939 que las antiguas fronteras del Imperio zarista debían ser restauradas, incluida Finlandia.​ El politólogo estadounidense Dan Reiter declaró que la URSS “trató de imponer un cambio de régimen” y, por lo tanto, “logró la victoria absoluta”. Cita a Mólotov, quien comentó en noviembre de 1939 sobre el plan de cambio de régimen a un embajador soviético que el nuevo gobierno “no será soviético, sino uno de una república democrática. Nadie va a establecer soviéticos allí, pero esperamos que sea un gobierno con el que podamos llegar a un acuerdo para garantizar la seguridad de Leningrado”.

Otros discuten contra la idea de una conquista soviética completa. El historiador estadounidense William R. Trotter afirmó que el objetivo de Stalin era asegurar el flanco de Leningrado de una posible invasión alemana a través de Finlandia. Afirmó que “el argumento más fuerte” contra una intención soviética de conquista completa es que no sucedió ni en 1939 ni durante la Guerra de Continuación en 1944, a pesar de que Stalin “podría haberlo hecho con relativa facilidad”.​ Bradley Lightbody escribió que “todo el objetivo soviético había sido hacer que la frontera soviética fuera más segura”.​ En 2002, el historiador ruso A. Chubaryan declaró que no se habían encontrado documentos en los archivos rusos que respalden un plan soviético para anexar Finlandia. Más bien, el objetivo era ganar territorio finlandés y reforzar la influencia soviética en la región.

Incendio en la esquina de las calles Lönnrotinkatu y Abrahaminkatu en Helsinki después del bombardeo aéreo soviético sobre la capital finlandesa el 30 de noviembre de 1939.

Invasión soviética:

El 30 de noviembre de 1939, las fuerzas soviéticas invadieron Finlandia con 21 divisiones, con un total de 450.000 hombres y bombardearon Helsinki,​ infligiendo daños y bajas sustanciales. En respuesta a las críticas internacionales, el ministro de Asuntos Exteriores soviético, Viacheslav Mólotov, declaró que la Fuerza Aérea Soviética no estaba bombardeando ciudades finlandesas, sino que estaba enviando ayuda humanitaria a la hambrienta población finlandesa, que los finlandeses llamaron sarcásticamente la “cesta de pan de Mólotov”.​ El estadista finlandés J. K. Paasikivi comentó que el ataque soviético sin una declaración de guerra violó tres pactos separados de no agresión: el Tratado de Tartu firmado en 1920, el pacto de no agresión entre Finlandia y la Unión Soviética firmado en 1932 y nuevamente en 1934, y también el Pacto de la Liga de las Naciones, que la Unión Soviética firmó en 1934.​ El mariscal de campo C.G.E. Mannerheim fue nombrado comandante en jefe de las fuerzas de defensa finlandesas después del ataque soviético. En una nueva reorganización, el gabinete provisional de Aimo Cajander fue reemplazado por Risto Ryti y su gabinete, con Väinö Tanner como ministro de Asuntos Exteriores, debido a la oposición a la política de Cajander antes de la guerra.​ Finlandia presentó el asunto de la invasión soviética ante la Liga de las Naciones. La Liga expulsó a la Unión Soviética el 14 de diciembre de 1939 y exhortó a sus miembros a ayudar a Finlandia. (Cómo hoy, a Ucrania).

El 1 de diciembre de 1939, la Unión Soviética formó un gobierno títere, llamado República Democrática Finlandesa y encabezado por Otto Wille Kuusinen, en las partes de la Carelia finlandesa ocupada por los soviéticos. El gobierno de Kuusinen también se conoció como el “Gobierno de Terijoki”, por la aldea de Terijoki, el primer asentamiento capturado por el avance del Ejército Rojo.​ Después de la guerra, el gobierno títere se disolvió. Desde el comienzo de la guerra, los finlandeses de clase trabajadora respaldaron al gobierno legítimo en Helsinki.​ La unidad nacional finlandesa contra la invasión soviética más tarde se llamó el espíritu de la Guerra de Invierno.

Un tanque soviético T-26 de 1937 “avanza agresivamente”, según lo descrito por el fotógrafo, en el lado oriental del río Kollaa durante la batalla de Kollaa.

Condiciones climáticas:

El invierno de 1939-40 fue excepcionalmente frío con el istmo de Carelia experimentando una temperatura baja récord de -43 °C el 16 de enero de 1940.​ Al comienzo de la guerra, solo aquellos soldados finlandeses que estaban en servicio activo tenían uniformes y armas. El resto tenía que arreglárselas con su propia ropa, que para muchos soldados era su ropa de invierno normal con una apariencia de insignias añadidas. Los soldados finlandeses eran expertos en esquí de fondo.​ El frío, la nieve, el bosque y las largas horas de oscuridad eran factores que los finlandeses podían aprovechar. Los finlandeses se vistieron en capas, y los soldados de esquí llevaban una capa blanca ligera de nieve. Este camuflaje de nieve hizo a los soldados de esquí casi invisibles mientras los finlandeses ejecutaban ataques de guerrilla contra columnas soviéticas. Al comienzo de la guerra, los tanques soviéticos estaban pintados con un atuendo verde oliva y los hombres vestidos con uniformes caqui regulares. No fue sino hasta finales de enero de 1940 que los soviéticos pintaron sus equipos de blanco y equiparon con trajes de nieve a su infantería.

La mayoría de los soldados soviéticos tenían ropa de invierno adecuada, pero este no era el caso con todas las unidades. En la batalla de Suomussalmi, miles de soldados soviéticos murieron de congelación. Las tropas soviéticas también carecían de habilidad para esquiar, por lo que los soldados estaban restringidos al movimiento por carretera y se veían obligados a moverse en largas columnas. El Ejército Rojo carecía de carpas de invierno adecuadas, y las tropas tuvieron que dormir en refugios improvisados.​ Algunas unidades soviéticas sufrieron bajas por congelación de hasta el 10 %, incluso antes de cruzar la frontera finlandesa.​ El clima frío confiere una ventaja a los tanques soviéticos, ya que pueden moverse sobre terreno helado y cuerpos de agua, en lugar de ser inmovilizados en pantanos y lodo.​ Según Krivosheev, al menos 61 506 tropas soviéticas resultaron enfermas o congeladas durante la guerra.

Soldados finlandeses recogiendo el desayuno de una cocina de campo durante un “entrenamiento de actualización adicional” en el istmo de Carelia el 10 de octubre de 1939.

Tácticas de guerrilla finlandesas:

En las batallas desde Ládoga Karelia hasta el puerto ártico de Petsamo, los finlandeses utilizaron tácticas de guerrilla. El Ejército Rojo era superior en número y material, pero los finlandeses utilizaron las ventajas de la velocidad, la guerra de maniobras y la economía de la fuerza. Particularmente en el frente de Ládoga-Karelia y durante la batalla de la carretera de Raate, los finlandeses aislaron porciones más pequeñas de fuerzas soviéticas numéricamente superiores. Con las fuerzas soviéticas divididas en grupos más pequeños, los finlandeses trataron con ellos individualmente y atacaron desde todos los lados.

Para muchas de las tropas soviéticas encerradas en un cerco (llamado motti en finés, que originalmente significaba 1m³ de leña), mantenerse con vida era una prueba comparable al combate. Los hombres estaban helados y hambrientos y soportaban malas condiciones sanitarias. El historiador William R. Trotter describió estas condiciones de la siguiente manera: “El soldado soviético no tenía otra opción. Si se negaba a luchar, le dispararían. Si intentaba escabullirse por el bosque, moriría congelado. Y la rendición no era una opción para él, la propaganda soviética le había contado cómo los finlandeses torturarían a los prisioneros hasta la muerte”.

La catedral de Výborg sufrió graves daños durante la Guerra de Invierno y nunca se reparó. Výborg fue cedida a la Unión Soviética.

Batallas en la línea Mannerheim:

El terreno en el istmo de Carelia no permitía tácticas de guerrilla, por lo que los finlandeses se vieron obligados a recurrir a la línea Mannerheim más convencional, con sus flancos protegidos por grandes cuerpos de agua. La propaganda soviética afirmaba que era tan fuerte o incluso más que la línea Maginot. Los historiadores finlandeses, por su parte, han menospreciado la fuerza de la línea, insistiendo en que se trataba principalmente de trincheras convencionales y refugios cubiertos de troncos.​ Los finlandeses habían construido 221 puntos fuertes a lo largo del istmo de Carelia, principalmente a principios de la década de 1920. Muchos se extendieron a finales de la década de 1930. A pesar de estos preparativos defensivos, incluso la sección más fortificada de la línea Mannerheim, tenía solo un búnker de hormigón armado por kilómetro. En general, la línea era más débil que líneas similares en Europa continental.​ Según los finlandeses, la verdadera fuerza de la línea eran los “defensores obstinados con mucho sisu”, una expresión finlandesa traducida aproximadamente como “agallas, espíritu de lucha”.

En el lado este del istmo, el Ejército Rojo intentó romper la línea Mannerheim en la batalla de Taipale. En el lado occidental, las unidades soviéticas se enfrentaron a la línea finlandesa en Summa, cerca de la ciudad de Víborg, el 16 de diciembre. Los finlandeses habían construido 41 búnkeres de hormigón armado en el área de Summa, haciendo que la línea defensiva en esta área fuera más fuerte que en cualquier otro lugar del istmo de Carelia. Debido a un error en la planificación, el pantano cercano de Munasuo tenía un espacio de un kilómetro en la línea.​ Durante la primera batalla de Summa, varios tanques soviéticos rompieron la delgada línea el 19 de diciembre, pero los soviéticos no pudieron beneficiarse de la situación debido a la insuficiente cooperación entre las ramas de servicio. Los finlandeses permanecieron en sus trincheras, lo que permitió a los tanques soviéticos moverse libremente detrás de la línea finlandesa, ya que los finlandeses no tenían armas antitanque, adecuadas. Los finlandeses lograron repeler el asalto soviético principal. Los tanques, varados detrás de las líneas enemigas, atacaron los puntos fuertes al azar hasta que finalmente fueron destruidos, 20 en total. Para el 22 de diciembre, la batalla terminó con una victoria finlandesa.​

El avance soviético se detuvo en la línea Mannerheim. Las tropas del Ejército Rojo sufrieron de baja moral y escasez de suministros, y finalmente se negaron a participar en más ataques frontales suicidas. Los finlandeses, liderados por el general Harald Öhquist, decidieron lanzar un contraataque y rodear tres divisiones soviéticas en un motti cerca de Víborg el 23 de diciembre. El plan de Öhquist fue audaz y fracasó. Los finlandeses perdieron 1300 hombres, más tarde se estimó que los soviéticos habían perdido un número similar.

Marzo de 1940, un bombardero finlandés Bristol Blenheim Mk. IV del Escuadrón n.º 44 repostando en su base aérea en un lago congelado en Tikkakoski.

Guerra aérea:

Fuerza Aérea Soviética: La Unión Soviética disfrutó de superioridad aérea durante toda la guerra. La Fuerza Aérea Soviética, apoyando la invasión del Ejército Rojo con unos 2500 aviones (el tipo más común era el Tupolev SB), no fue tan eficaz como los soviéticos podrían haber esperado. El daño material por los bombardeos fue leve ya que Finlandia ofreció pocos objetivos valiosos para bombardeos estratégicos. A menudo, los objetivos eran depósitos de aldea con poco valor. El país tenía pocas carreteras modernas en el interior, por lo que los ferrocarriles eran los principales objetivos de los bombarderos. Las vías del tren fueron cortadas numerosas veces, pero los finlandeses las repararon rápidamente y el servicio se reanudó en cuestión de horas.​ La Fuerza Aérea Soviética aprendió de sus primeros errores y, a finales de febrero, instituyó tácticas más efectivas.

El mayor bombardeo contra la capital de Finlandia, Helsinki, ocurrió el primer día de la guerra. La capital fue bombardeada solo unas pocas veces después. Sin embargo, los ataques aéreos soviéticos afectaron a miles de civiles, matando a 957.121​ Los soviéticos registraron 2075 ataques con bombas en 516 localidades. La ciudad de Víborg, un objetivo soviético importante cerca del frente del istmo de Carelia, fue casi arrasada por casi 12.000 bombas.​ No se mencionaron ataques contra objetivos civiles en la radio soviética o en los informes de los periódicos. En enero de 1940, el periódico soviético Pravda continuó enfatizando que ningún objetivo civil en Finlandia había sido alcanzado, ni siquiera accidentalmente.​ Se estima que la Fuerza Aérea Soviética perdió alrededor de 400 aviones debido al mal tiempo, la falta de combustible y repuestos, y durante el transporte al frente. La Fuerza Aérea Soviética realizó aproximadamente 44.000 salidas durante la guerra.

Fuerza Aérea Finlandesa: Al comienzo de la guerra, Finlandia tenía una pequeña fuerza aérea, con solo 114 aviones de combate aptos para el servicio. Las misiones eran limitadas y los aviones de combate se usaban principalmente para repeler a los bombarderos soviéticos. Los bombardeos estratégicos se duplicaron como oportunidades para el reconocimiento militar. Anticuados y pocos en número, los aviones ofrecían poco apoyo para las tropas terrestres finlandesas. A pesar de las pérdidas, el número de aviones en la Fuerza Aérea de Finlandia aumentó en más del 50 % al final de la guerra.​ Los finlandeses recibieron envíos de aviones británicos, franceses, italianos, suecos y estadounidenses.

Los pilotos de combate finlandeses a menudo volaron su variada colección de aviones en formaciones soviéticas que los superaban en número 10 o incluso 20 veces. Los combatientes finlandeses derribaron 200 aviones soviéticos confirmados, mientras que perdieron 62 de los suyos.​ Los cañones antiaéreos finlandeses derribaron más de 300 aviones enemigos.​ A menudo, una base aérea delantera finlandesa consistía en un lago congelado, una manga de viento, un teléfono y algunas tiendas de campaña. Las advertencias de ataque aéreo fueron dadas por mujeres finlandesas organizadas por Lotta Svärd.

Väinämöinen en 1938.

Guerra naval:

Hubo poca actividad naval durante la Guerra de Invierno. El mar Báltico comenzó a congelarse a finales de diciembre, impidiendo el movimiento de buques de guerra; a mediados del invierno, solo los rompehielos y los submarinos podrían moverse. La otra razón para la baja actividad naval fue la naturaleza de las fuerzas de la Armada soviética en el área. La Flota del Báltico era una fuerza de defensa costera que no tenía el entrenamiento, la estructura logística o las naves de desembarco necesarias para realizar operaciones a gran escala. La Flota del Báltico poseía dos acorazados, un crucero pesado, casi 20 destructores, 50 torpederos a motor, 52 submarinos y otras embarcaciones más pequeñas. Los soviéticos utilizaron bases navales en Paldiski, Tallin y Liepāja para sus operaciones.

La Armada finlandesa era una fuerza de defensa costera con dos barcos de defensa costera, cinco submarinos, cuatro cañoneras, siete torpederos de motor, un minador y seis buscaminas. Los dos barcos de defensa costeros, Ilmarinen y Väinämöinen, fueron trasladados al puerto de Turku, donde fueron utilizados para reforzar la defensa aérea. Sus cañones antiaéreos derribaron uno o dos aviones sobre la ciudad, y los barcos permanecieron allí durante el resto de la guerra.​ Además de la defensa costera, la Armada finlandesa protegió las islas Åland y los buques mercantes finlandeses en el Mar Báltico.

Aviones soviéticos bombardearon barcos y puertos finlandeses y arrojaron minas a las vías marítimas finlandesas. Aun así, solo cinco barcos mercantes se perdieron por la acción soviética. La Segunda Guerra Mundial, que comenzó antes de la Guerra de Invierno, resultó más costosa para los buques mercantes finlandeses, con 26 pérdidas debido a la acción hostil en 1939 y 1940.

Artillería costera:

Las baterías de artillería costera finlandesa defendieron importantes puertos y bases navales. La mayoría de las baterías eran sobrantes del período imperial ruso, siendo las armas de 152 mm las más numerosas. Finlandia intentó modernizar sus armas antiguas e instaló una serie de baterías nuevas, la mayor de las cuales presentaba una batería de pistola de 305 mm destinada originalmente a bloquear el Golfo de Finlandia a los barcos soviéticos con la ayuda de baterías en el lado estonio.

La primera batalla naval tuvo lugar en el Golfo de Finlandia el 1° de diciembre, cerca de la isla de Russarö, a 5 km al sur de Hanko. Ese día, el clima era bueno y la visibilidad excelente. Los finlandeses divisaron el crucero soviético Kirov y dos destructores. Cuando los barcos estaban a una distancia de 24 km, los finlandeses abrieron fuego con cuatro cañones costeros de 234 mm. Después de cinco minutos de disparos de los cañones costeros, el crucero había sido dañado por casi accidentes y se retiró. Los destructores no sufrieron daños, pero el Kirov sufrió 17 muertos y 30 heridos. Los soviéticos ya conocían la ubicación de las baterías costeras finlandesas, pero se sorprendieron por su alcance.

La artillería costera tuvo un mayor efecto en la tierra al reforzar la defensa junto con la artillería del ejército. Dos conjuntos de artillería de la fortaleza hicieron contribuciones significativas a las primeras batallas en el istmo de Carelia y en la zona de Ládoga-Karelia. Estos se ubicaron en Kaarnajoki, en el istmo oriental, y en Mantsi, en la costa noreste del lago Ládoga. La fortaleza de Koivisto proporcionó un apoyo similar desde la costa suroeste del istmo.

A las 11:45h del 13 de marzo de 1940. Soldados finlandeses retirándose en Víborg a la línea de demarcación.

Negociaciones de paz:

Aunque los finlandeses intentaron reabrir las negociaciones con Moscú por todos los medios durante la guerra, los soviéticos no respondieron. A principios de enero, la comunista finlandesa Hella Wuolijoki contactó al gobierno finlandés. Se ofreció a contactar a Moscú a través de la embajadora de la Unión Soviética en Suecia, Alexandra Kollontai. Wuolijoki partió hacia Estocolmo y se encontró con Kollontai en secreto en un hotel. Pronto Mólotov decidió extender el reconocimiento al gobierno de Ryti-Tanner como el gobierno legal de Finlandia y poner fin al gobierno títere de Terijoki de Kuusinen que los soviéticos habían establecido.

A mediados de febrero, se hizo evidente que las fuerzas finlandesas se acercaban rápidamente al agotamiento. Para los soviéticos, las bajas eran altas, la situación era una fuente de vergüenza política para el régimen soviético y había un riesgo de intervención franco-británica. Al acercarse el deshielo primaveral, las fuerzas soviéticas se arriesgaban a atascarse en los bosques. El ministro de Asuntos Exteriores finlandés, Väinö Tanner, llegó a Estocolmo el 12 de febrero y negoció los términos de paz con los soviéticos a través de los suecos. Los representantes alemanes, sin saber que las negociaciones estaban en curso, sugirieron el 17 de febrero que Finlandia negociara con la Unión Soviética.​

Tanto Alemania como Suecia estaban ansiosos por ver el fin de la Guerra de Invierno. Los alemanes temían perder los campos de mineral de hierro en el norte de Suecia y amenazaron con atacar de inmediato si los suecos otorgaban a las fuerzas aliadas el derecho de paso. Los alemanes incluso tenían un plan de invasión contra países escandinavos, llamado Studie Nord, que más tarde se convirtió en la “Operación Weserübung”.​ Mientras el gabinete finlandés dudaba ante las duras condiciones soviéticas, el rey Gustav V de Suecia hizo una declaración pública el 19 de febrero en la que confirmó que había rechazado las peticiones finlandesas de apoyo de las tropas suecas. El 25 de febrero, los términos de paz soviéticos se detallaron. El 29 de febrero, el Gobierno finlandés aceptó los términos soviéticos en principio y estaba dispuesto a entablar negociaciones.

Península de Ribachi (en foto de 2008). La Unión Soviética, en 1939, exigió que la península, el punto más septentrional de Finlandia en ese momento, se cediera junto con otras áreas para proteger los activos soviéticos.

Final de la guerra:

El 5 de marzo, el Ejército Rojo avanzó de 10 a 15 km pasando la línea Mannerheim y entró en los suburbios de Víborg. El mismo día, el Ejército Rojo estableció una cabeza de playa en el Golfo Occidental de Výborg. Los finlandeses propusieron un armisticio el 6 de marzo, pero los soviéticos, queriendo mantener la presión sobre el Gobierno finlandés, rechazaron la oferta. La delegación de paz finlandesa viajó a Moscú vía Estocolmo y llegó el 7 de marzo. La URSS hizo más demandas ya que su posición militar era fuerte y mejoró. El 9 de marzo, la situación militar finlandesa en el istmo de Carelia fue grave, ya que las tropas experimentaban grandes bajas. Las municiones de artillería estaban agotadas y las armas se estaban desgastando. El gobierno finlandés, señalando que la esperada expedición militar franco-británica no llegaría a tiempo, ya que Noruega y Suecia no le habían dado el derecho de paso a los Aliados, no tuvo más remedio que aceptar los términos soviéticos.

Situación en el istmo de Carelia el 13 de marzo de 1940, el último día de la guerra.

Tratado de Paz de Moscú:

El Tratado de Paz de Moscú se firmó en Moscú el 12 de marzo de 1940. El alto el fuego entró en vigor al día siguiente al mediodía, hora de Leningrado, a las 11:00, hora de Helsinki.​ Con él, Finlandia cedió una porción de Carelia, todo el istmo de Carelia y el norte del lago Ládoga. El área incluía la cuarta ciudad más grande de Finlandia, Víborg, gran parte del territorio industrializado de Finlandia, y una importante tierra aún en poder del ejército de Finlandia; en total, el 11 % del territorio y el 30 % de los activos económicos de la Finlandia anterior a la guerra.​ El doce por ciento de la población de Finlandia, 422.000 habitantes de Carelia, fueron evacuados y perdieron sus hogares.​ Finlandia cedió una parte de la región de Salla, la península de Ribachi en el mar de Barents y cuatro islas en el golfo de Finlandia. La península de Hanko fue arrendada a la Unión Soviética como base militar durante 30 años. La región de Petsamo, capturada por el Ejército Rojo durante la guerra, fue devuelta a Finlandia según el tratado.

Las concesiones finlandesas y las pérdidas territoriales excedieron las demandas soviéticas anteriores a la guerra. Antes de la guerra, la Unión Soviética únicamente había exigido que la frontera entre la URSS y Finlandia en el istmo de Carelia se moviera hacia el oeste a un punto 30 kilómetros al este de Víborg, a la línea entre Koivisto y Lipola, que las fortificaciones existentes en el istmo de Carelia fueran demolidas y se cedieran las islas de Suursaari, Tytärsaari y Koivisto en el Golfo de Finlandia y la península de Ribachi. A cambio, la Unión Soviética propuso ceder a Repola y Porajärvi de Carelia Oriental, un área dos veces más grande que los territorios originalmente exigidos a los finlandeses.

Publicado por prensaohf

Periodista y Corresponsal Naval.

Un comentario en “A 83 Años de la Guerra de Invierno – Finlandia vs. URSS

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: