Mercedes Benz triunfa en el Gran Premio Internacional de Turismo de 1964

Por: Oscar Filippi – Para: Prensa OHF
Créditos de las fotos: Mercedes-Benz

Éxito de nuevo en 1964 en lo que fue la carrera de carretera más dura del mundo cubriendo una distancia de casi 4.800 kilómetros.

Eugen Böhringer y Klaus Kaiser superan a Dieter Glemser/ Martin Braungart y Ewy Rosqvist/Eva-Maria Falk

Más éxito de carreras para el lujoso Mercedes-Benz 300 SE Berlina (W 112) Hace cincuenta y nueve años.

Gran Premio de Argentina de Turismos, 28 de octubre al 7 de noviembre de 1964: victoria uno-dos-tres para Mercedes-Benz. Los peligrosos vadenes, conocidos como vados, eran lugares populares para que los espectadores se reunieran. El agua salpicó en el aire cuando Eugen Böhringer y Klaus Kaiser, el eventual equipo ganador, condujeron a través de uno en un Mercedes-Benz 300 SE (W 112).

Mercedes-Benz dominó el “8º Gran Premio Internacional de Turismo Super Nafta YPF” con otra actuación brillante. Al final de la carrera (que se disputó del 28 de octubre al 7 de noviembre de 1964), el modelo 300 SE “Tailfin” Berlina (W 112) ocupó los tres primeros lugares en la clasificación general. Fue la cuarta victoria consecutiva para la marca con sede en Stuttgart en esta prestigiosa competición de larga distancia, que fue considerada la carrera de carretera más dura del mundo en ese momento. Los ganadores anteriores incluyeron a Walter Schock y Manfred Schiek en 1961, el equipo femenino de Ewy Rosqvist y Ursula Wirth que logró una victoria espectacular en 1962, y Eugen Böhringer y Klaus Kaiser que aseguraron el primer lugar en 1963, una hazaña que repitieron en 1964. Eugen Böhringer cruzó la línea de meta del Gran Premio de Argentina de Turismos el 7 de noviembre de 1964, radiante victorioso. Esta fue la segunda vez que el piloto de rally de Mercedes-Benz ganó esta, la carrera de larga distancia más dura del mundo en ese momento, junto con su copiloto Klaus Kaiser. Böhringer lideró una triple victoria para el lujoso Mercedes-Benz 300 SE Berlina (W 112), después de seis etapas que cubren una distancia combinada de 4.779 kilómetros. Esta fue incluso la cuarta victoria consecutiva para Mercedes-Benz en esta carrera, oficialmente conocida como el “VIII Gran Premio Internacional de Turismo Super Nafta YPF”.

La salida el 28 de octubre de 1964 estuvo marcada por grandes expectativas y una dura competencia: ¿podría la marca alemana con sus fuertes berlinas “Tailfin” volver a salir victoriosa en la ruta descrita como la “ruta con mil curvas”, como lo había hecho en los tres años anteriores?

La historia de éxito comenzó en 1961, cuando Walter Schock y Manfred Schiek triunfaron en su Mercedes-Benz 220 SE. El mismo vehículo fue conducido a la victoria un año más tarde por el equipo femenino de Ewy Rosqvist y Ursula Wirth. Luego, en 1963, Eugen Böhringer y Klaus Kaiser cruzaron la línea en 1er lugar en un 300 SE, encabezando una victoria cuádruple para los “Tailfins”.

A fines de octubre de 1964, cuatro vehículos Mercedes-Benz 300 SE casi estándar comenzaron la carrera en Buenos Aires. Las únicas modificaciones realizadas a los coches utilizados en la carrera implicaron la instalación de tanques de combustible más grandes y cambios en las características del motor, así como en la transmisión o las relaciones de transmisión final. El 300 SE había demostrado ser un vehículo de carreras. Solo en la temporada de 1964, Eugen Böhringer ganó la ADAC International “Six-Hour Race en Nürburgring” y el “Macao Touring Car Grand Prix” en este auto.

Usando el “taller de vuelo” en la Cordillera Argentina – Ganadores Eugen Böhringer y Klaus Kaiser (número inicial 617) con un Mercedes-Benz 300 SE. El director del equipo, Karl Kling, está parado a la derecha del vehículo.

Un total de cuatro vehículos, todos pintados de azul claro con techos blancos diseñados para climas tropicales, partieron de la línea de salida del Gran Premio de Argentina de Turismo. Dieter Glemser y Martin Braungart tenían el número 605, el coche de Hans Herrmann y Manfred Schiek llevaba el número 607, Ewy Baronin von Korff-Rosqvist y Eva-Maria Falk comenzaron con el número 609, y Eugen Böhringer y Klaus Kaiser, los eventuales ganadores, condujeron el coche con el número 617. Un total de 268 vehículos participaron en este, el “8º Gran Premio de Turismo” con seis etapas. Cada dos días de carreras fue seguido por un día de descanso. Después de solo la primera etapa de 781,5 kilómetros, los cuatro vehículos Mercedes-Benz ya estaban en la cima de la clasificación, con Eugen Böhringer estableciendo un nuevo récord con una velocidad media de 181 km/h. Al mismo tiempo, 91 vehículos ya estaban fuera de la competencia debido a accidentes o defectos técnicos.

El equipo de Eugen Böhringer y Klaus Kaiser ganó el Gran Premio de Argentina de turismos de 1964 en un Mercedes-Benz 300 SE.

El inicio de la segunda etapa, de 731,9 kilómetros de longitud, se convirtió en una celebración de los autos de rally Mercedes-Benz. Los “Tailfins” de Stuttgart también corrieron a través de la línea de meta en rápida sucesión. A través de las etapas tres (729,4 kilómetros), cuatro (630 kilómetros), cinco (la sección más larga de la carrera con 961,1 kilómetros) y seis (945 kilómetros hasta la línea de meta), la ruta del Gran Premio de Turismo llevó a los competidores hacia el oeste y el norte, antes de regresar al este a Buenos Aires. Eugen Böhringer y Klaus Kaiser ganaron la carrera con una velocidad media de 138 km/h, después de haber superado picos de montaña empinados, curvas cerradas y pendientes aparentemente interminables. Los autos de rally arrastraban largas columnas de polvo detrás de ellos mientras conducían a lo largo de muchas de las carreteras sin asfaltar. Mientras que el auto conducido por Hans Herrmann y Manfred Schiek se retiró durante la sexta etapa, los otros tres vehículos Mercedes-Benz 300 SE siguieron adelante para lograr la última gran victoria de la marca para esa era de los deportes de motor. El “Gran Premio Internacional de Argentina de Turismo” de 1964 marca el final de un período sobresaliente en el que las berlinas “Tailfin” utilizadas por las plantas de trabajo lograron numerosas victorias en rallyes de turismo y carreras de larga distancia. Con el apoyo del director del equipo, Karl Kling, y del campeón argentino de Mercedes-Benz, Juan Manuel Fangio, los vehículos con sus perfiles característicos mostraron una vez más las excelentes actuaciones que podían ayudar a sus pilotos a lograr en ese otoño de hace 59 años.

Ewy Baronin von Korff-Rosqvist y Eva-Maria Falk comenzaron con el número 609.

Como auto de rally y turismo, el Mercedes-Benz 300 SE dominó las competiciones de larga distancia desde Argentina hasta Europa en 1963 y 1964. Como todos los automóviles Mercedes-Benz utilizados en los rallyes de esta época, los grandes salones “Tailfin” se basaron muy estrechamente en los respectivos vehículos de producción en serie. Daimler-Benz AG destacó este hecho en ese momento como un punto de venta para los modelos de producción en serie. Sin embargo, los salones sufrieron modificaciones, de acuerdo con su uso previsto. Las medidas aquí incluyeron el refuerzo de los elementos del chasis, la ampliación del tanque de combustible y la adaptación de las características del motor, por ejemplo, cambiando el sistema de inyección de combustible o reduciendo la relación de compresión; La transmisión y las relaciones de transmisión final también se modificaron.

Los exitosos turismo Mercedes-Benz 300 SE (W 112) en la línea de meta de Arrecifes. Los equipos, en orden: Ewy Baronin von Korff-Rosqvist y Eva-Marie Falk, Eugen Böhringer y Klaus Kaiser, y Dieter Glemser y Martin Braungart.

Publicado por prensaohf

Periodista y Corresponsal Naval.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: